Durante mis 45 años de vida política milité 14 años en el PRI y gracias a este partido fui diputado federal y diputado local de la Ciudad de México; 9 años en el PRD y llegué por ese partido a ser nuevamente diputado federal y senador de la República y aun cuando nunca milité en el PAN, gracias a este partido fui candidato a la jefatura del gobierno de la Ciudad de México y jefe delegacional de la Miguel Hidalgo.

Conozco bien a los tres partidos, tengo mucho respeto por ellos y por muchos de sus militantes y siempre he pensado que a pesar de los errores que se han cometido, sin ellos y sin la participación de la sociedad civil, habría sido imposible la profunda transición democrática que ha tenido la vida política nacional en los últimos 30 años. Renuncié al PRI y al PRD por enfrentarme al autoritarismo de Salinas y López Obrador, no por diferencias con los principios o la militancia.

Nunca he estado de acuerdo con las organizaciones de la sociedad civil que descalifican a los partidos, he participado en ocasiones simultáneamente a mi militancia partidista en varias organizaciones ciudadanas que han sido fundamentales para impulsar la democracia y la participación de la gente en la vida pública.

El IFE, Alianza Cívica, el plebiscito de la Ciudad de México, 20 compromisos por la democracia, el grupo San ángel, Causa Ciudadana y ahora Futuro 21, son iniciativas de organizaciones ciudadanas en las que he participado y en la cuales han participado militantes de partidos políticos que están decididos a impulsar el cambio democrático nacional. En estos momentos si queremos realmente derrotar a Morena debemos dejar de lado esas fobias hacia los partidos y sumarnos todos a Va por México para ganar la elección.

Voy a votar por el PRD porque, aunque tengo amigos en todos los partidos políticos y creo que en todos ellos la mayor parte de los militantes son gente comprometida con México, me considero un hombre de izquierda que está convencido de la participación del estado para garantizar los derechos sociales de toda la población. Creo que la responsabilidad del estado va más allá de buscar la igualdad ante la ley y tiene que comprometerse con la igualdad social de toda la población.

Voy a votar por el PRD porque México necesita un partido de izquierda fuerte, López Obrador y Morena no son de izquierda como ha quedado demostrado en estos ya 30 meses de gobierno, su programa se parece más a un rancio nacionalismo revolucionario de los 70s que a un programa de izquierda moderno que asuma un compromiso real con el desarrollo económico y la creación del Estado social.

Voy a votar por el PRD porque un voto a favor de ese partido va a ayudar a que mantenga su registro, riesgo que no enfrentan el PAN y el PRI. Podría votar por los tres partidos simultáneamente si son parte de la alianza de Va por México y es el mismo candidato, pero de hacerlo así mi voto se repartiría entre los tres para efectos del registro y los plurinominales.

Voy a votar por el PRD porque es un partido que siempre ha impulsado los acuerdos y las alianzas políticas cuando hay un objetivo superior en favor de México, como es el caso de la alianza actual entre el PAN, PRI y PRD, en donde los tres partidos han tenido la madurez de dejar de lado sus diferencias para integrar Va por México y poder así recuperar la autonomía de la Cámara de Diputados que se ha perdido por el autoritarismo de López Obrador y la sumisión de los diputados de Morena.

Demetrio Sodi

Político mexicano

Desde la cancha

Ciudadano interesado en las soluciones para el país y la Ciudad de México. Político mexicano, ha sido diputado federal (1988-1991), senador (2000-2006) y jefe delegacional de Miguel Hidalgo (2009-2012).

Lee más de este autor