No es difícil imaginar la cara que pusieron los farmacéuticos, enfermeras y médicos del ISSSTE, Sedena y otras instituciones cuando vieron que las instrucciones de psicotrópicos y anestésicos que les llegaron la semana pasada estaban literalmente en ruso. Entre el personal hospitalario hay un absoluto rechazo al uso de medicamentos en idioma extranjero.

Así es, México está dejando entrar al territorio inyectables que no sólo carecen de registro sanitario sino que van en contra de la norma de etiquetado obligatorio en español, atentando contra la salud pública.

Es el resultado de una compra negociada desde enero por Birmex, de Pedro Zenteno Santaella, de anestésicos y anticoagulantes para pacientes Covid. Son lotes provenientes de Lituania, Madrid e Italia que incluyen Midazolam, Dexmedetomidina, Propofol, Enoxaparina, Bromuro de Rocuronio y Norepinefrina.

Buscan resolver la carencia de medicamentos para sedar a pacientes Covid-19 antes de intubarlos, pero el descuido de no hacer una previa traducción del etiquetado y advertirle al personal hospitalario, es enorme.

La mesa directiva del Colegio Nacional de Químico Farmacéuticos Biólogos (QFBs) empezó a recibir alertas de instituciones públicas sobre este suministro de medicamentos en idiomas extranjeros. La presidenta de dicho Colegio, Deyanira Chiñas Ramírez, advirtió que el gremio de profesionales farmacéuticos está verdaderamente alarmado pues el hecho puede convertirse en un crimen de lesa humanidad.

“Investigar a profundidad la formulación y fabricación de estos medicamentos es crítico porque hay preguntas elementales incluso sobre cómo administrarlos: ¿el medicamento se puede utilizar preparado y diluido en suero elaborado en la central de mezclas? ¿Se diluye en suero glucosado o en solución salina? ¿Es compatible con otros medicamentos administrados por la misma vía intravenosa? ¿Existe posible interacción entre medicamentos, por ejemplo con antibióticos o antivirales? y en todo caso ¿con cuáles sí y con cuales no es compatible? Pero nada de esta información mínima se sabe porque la etiqueta está en ruso…”

Justamente todos esos datos -nos dice la presidenta del CGFB- son la razón del registro sanitario. Pero como no lo hay, se está jugando con la vida de los pacientes.

Esperemos que las autoridades reaccionen -Secretaría de Salud, Consejo de Salubridad, la Academia Nacional de Medicina- pues sería muy irresponsable que se queden con los brazos cruzados.

Al nuevo titular de Cofepris, Svarch, le toca intervenir

Claramente al nuevo comisionado federal de protección contra riesgos sanitarios, Alejandro Svarch, le toca intervenir e impedir que medicamentos que incumplen la norma se usen en el sistema nacional de salud. El director científico del Colegio de QFBs, el doctor Tomás Quirino Barreda, advierte que si la emergencia sanitaria justificara el uso de esos fármacos, al menos debería haber alguna instancia oficial que se responsabilice de emitir y proporcionar a las instituciones instructivos o guías en español, de modo que el personal médico y de enfermería no tenga la menor duda sobre la aplicación y dosificación de dichos insumos.

Canifarma que lleva Rafael Gual, coincidieron en que el idioma de los empaques es asunto crítico porque resulta sumamente delicado que se obligue al personal de salud a aplicarlo con dudas. El problema no es el incumplimiento normativo en sí, sino el riesgo de que no se haga una correcta administración de dichos fármacos afectando la salud de quienes los reciban.

Estamos hablando de psicotrópicos y anestésicos que deben ser prescritos y dosificados en forma precisa al paciente.

Si estuvieran en idioma inglés sería más accesible, pero al estar las instrucciones en ruso, lituano, holandés o belga, el margen de error es muy alto. En ese escenario, no se puede responsabilizar al personal médico o de enfermería ante una equivocación.

Si las normas de etiquetado en español se piden para artículos de limpieza, agroquímicos, ropa, etcétera, con mucha mayor razón tratándose de medicamentos que son para la salud de las personas.

Imco presentará estudio sobre mercado de medicinas

En un momento muy oportuno el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) que encabeza Mariana Moy, presentará este miércoles el documento “Retos y oportunidades del mercado de medicamentos en México.” Sólo como una probadita le compartimos que entre los puntos que incluye el análisis están: compras públicas, el aspecto regulatorio (incluyendo Cofepris, IMPI y el sistema de vinculación), diseño de una política industrial y las propuestas de los especialistas del IMCO.

Alistan diputados cambio de ley en cannabis

Me cuentan que ahora sí avanza con pie firme la legalización de toda la cadena productiva de la mariguana, incluido el uso médico pero también el uso adulto y recreativo pero sobretodo el uso industrial que tiene un potencial económico enorme.

La minuta de la iniciativa de ley modificada ha sido trabajada intensamente por las comisiones de Salud y Justicia en Diputados. En particular ha estado muy concentrada la diputada Mariana Rodríguez Mier y Terán, presidenta de la Comisión de Justicia, y ya se mandó a Gobernación para ver los cambios. Buscan lograr acuerdo con Morena para que sean aprobados los cambios y se prevé subirla al pleno para su discusión la próxima semana. Los cambios vienen sobretodo en los transitorios, y vienen varias observaciones en particular respecto al sistema de licencias; eliminan la prohibición de vender más de 28 gramos de hierba por día por persona, y procuran cuidar toda la cadena de valor otorgando 5 distintos tipos de licencias y protegiendo toda la parte de productores rurales. También se estaría eliminando el Instituto Mexicano del Cannabis y se estaría regulando el aprovechamiento del cáñamo, donde los interesados deberán contar con licencia otorgada por Sader, previa revisión de distintas instancias.

@maribelrcoronel

maribel.cpronel@eleconomista.mx

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor