Según lo reportado en la sesión informativa de este lunes convocada por UNOPS e Insabi, ahora sí ya hay compra consolidada porque lo que había en anteriores sexenios eran compras concentradas. Quizá entonces necesitamos entender la definición de compra consolidada porque hasta ahora no se ha concretado aquella megacompra esperada que juntara verdaderamente la demanda de todas las instituciones del sistema público de salud para generar ahorros y eficiencias que es lo esperado con este tipo de ejercicios.

En el 2019 la Oficial Mayor de Hacienda pudo concretar una compra acotada de antiretrovirales y otros productos, pero nadamás. En el 2020 Hacienda soltó el tema y pasaron meses sin ponerse de acuerdo, por lo que se multiplicaron las adjudicaciones discrecionales; anunciaron entonces la llegada de UNOPS que haría la megacompra para 2021. Pero la falta de entendimiento con Insabi generó mil retrasos y terminaron permitiendo que IMSS, Issste, Sedena, Semar, Pemex y dependencias estatales que cada una comprara por su lado como pudiera y otra vez con adjudicaciones directas. Hicieron una compra que no cubrió todo pero les permitió ir entendiendo el mercado mexicano. Para 2022 se supondría que el panorama lo tienen más claro y UNOPS e Insabi estarían bien alineados para ahora sí una compra bien consolidada.

Pero las dudas persisten. Insabi ya emitió en noviembre una convocatoria por su lado sin considerar a UNOPS, y el lunes se anunció que UNOPS saldrá con otra convocatoria. Dicen que van conjuntamente pero todas las señales indican que más bien estarán compitiendo; por su lado el organismo de Naciones Unidos y por el suyo el Gobierno mexicano.

En forma simultánea, la Secretaría de Hacienda, específicamente su Oficialía  Mayor, convocó en días pasados a las farmacéuticas para negociar las compras de medicamentos de patente o de fuente única, y les advirtieron con toda claridad, que redujeran precios o las mandaban a la lista de claves de UNOPS donde ya saben que la cosa está muy complicada y las condiciones no son las mejores para los proveedores. Por más que UNOPS busca hacer parecer que va alineada con Insabi, ello en los hechos no queda muy claro. Si los directivos de UNOPS no han captado que las instancias gubernamentales mexicanas no les dejarán jugar con cartas abiertas y que les seguirán poniendo piedras en el camino, tienen un serio problema.

Y ahora, el Insabi en su convocatoria puso condiciones un poco extrañas que aparentemente dan opciones a los oferentes para elegir, pero que no terminan de entenderse bien. Está el caso de que les ofrecen escoger si quieren venderle al Gobierno sin distribución (como se ha estado haciendo desde 2019) o con el servicio de distribución incluida. En principio se esperaría que están regresando al esquema donde vuelven a unir la cadena de suministro -fabricación y distribución, la cual rompieron hace 3 años. Pero como a la 4T no le gustan las cosas sencillas, le condicionaron al proveedor: si decide irse por la opción “con distribución” tiene que entregar en 278 puntos distintos en hospitales, clínicas y almacenes en todo el país. Los industriales están vislumbrando que ello implicará enfrentarse a la situación de estar teniendo que recabar 278 acuses de recibo distintos para poder cobrar. Del total de claves, 364 tipos de medicamentos están abiertos a esta modalidad con distribución.

Otro impedimento que hace ver turbio el panorama de la compra de Insabi es que está pidiendo que se cotice considerando que podrán cubrir el 100% del pedido, aun cuando al final sólo podrán quedarse con el 60 o 40% de la compra. Eso lo que está generando son barreras de entrada a empresas chicas que no son capaces de cubrir tales tamaños de demanda, y entonces se cierra el embudo sólo para las más grandes proveedoras que son las que justamente este Gobierno ha señalado porque concentraban o se apoderaban del mercado. Si quieren fortalecer y diversificar la proveeduría, los incentivos no están alineados.

Total, que así como se ven las cosas, no parece que para 2022 el panorama del desabasto mejorará. Tristemente, mientras no evidencien que tienen bajo control y en forma transparente los procesos de adquisición, la insuficiencia de tratamientos para los pacientes del sector público continuará en México.

Entrada del Ejército a Birmex

Con la nominación de un militar en Birmex, AMLO parece dar pasos para que el Ejército ahora sí ya vaya haciéndose cargo de la distribución. Pedro Zenteno, que ahora lo premian con la titularidad del ISSSTE, le intentó por varios lados para ver por dónde era factible crear la super distribuidora de medicamentos que le ordenaron; jaloneó con Juan Ferrer, para quitarle al Insabi las entregas en el área metropolitana capitalina, y recién consiguió que el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, le donara a Birmex un terreno de 10 hectáreas. A ver cómo continuará ese camino el general en retiro Jens Pedro Lohmann Iturburu que de director Normativo de Administración y Finanzas en el ISSSTE ayer 30 de noviembre, pasó a ser titular de Birmex.

Un espacio más ganado por el Ejército esta vez dentro del Sector Salud.

México ya tiene un tratamiento aprobado anticovid

En Estados Unidos se da por hecho que el regulador sanitario FDA aprobará el antiviral Molnupiravir de Merck en pastillas para tratar Covid19 -mismo que en Europa ya fue autorizado desde inicios de noviembre y empezó a venderse en España. También ya está por salir el tratamiento anticovid de Pfizer-, y una vez que suceda eso es de esperarse que Cofepris considere a ambos fármacos para entrar a México.

Pero hay que saber que desde mayo pasado el Comité de Moléculas Nuevas emitió opinión favorable unánime para un tratamiento contra SARS-Cov2, presentado por el laboratorio mexicano Landsteiner Scientific que dirige Arturo Morales. Es un fármaco desarrollado originalmente en Japón y ya tiene registro sanitario en México; de hecho ya está disponible en el sector privado, pero el Consejo de Salubridad General aún  no lo ingresa al Compendio para poderlo tener en sector público. La nueva variante Omicron, cuya peligrosidad aún estamos por conocer, seguramente es incentivo para tenerlo en instituciones públicas.

Nueva opción de GSK para VIH

Y hablando de aprobaciones de Cofepris, es buena noticia para quienes viven con VIH -ahora que es el día mundial contra el sida- que le haya dado registro sanitario al tratamiento para VIH el cual consiste en la combinación de dolutegravir con lamivudina. La versión evidenció ser más eficaz, menos tóxica y con más capacidad de adherencia para los pacientes al ser de una sola toma al día a base de dos fármacos para el control de la enfermedad desde su origen.

Pruebas gratuitas para detectar cáncer de pulmón

Ante las elevadas tasas de mortalidad registradas en México por cáncer de pulmón debido a su detección tardía, es grandioso saber que el INCan puso en marcha el primer programa de detección oportuna de cáncer de pulmón en conjunto con AstraZeneca y The Lung Ambition Alliance. Se hará a través de la Clínica DETECTO, con estudios gratuitos para personas con factores de riesgo como ser fumador, estar en contacto con el humo de tabaco, de leña, asbesto o alta contaminación”.

maribel.coronel@eleconomista.mx

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor