El inicio de la pandemia tuvo un impacto severo sobre el nivel de empleo de los trabajadores inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, ya que éste se contrajo en 1 millón 540,000 de enero a abril.

Recientemente el CEMLA (Nota de Remesas #9 de Jesús Cervantes y Cindy Sánchez) dio a conocer que la economía estadounidense empleó en enero de 2020 a poco más de 7 millones 200,000 trabajadores inmigrantes mexicanos en Estados Unidos (TIMEU). Pero posiblemente 2020 será el sexto año consecutivo en que se reduzca la población total inmigrante mexicana en virtud de que no hay un flujo neto de inmigración positivo.

De la nota referida se desprende que el inicio de la pandemia tuvo un impacto severo sobre el nivel de empleo de los TIMEU, ya que éste se contrajo en 1 millón 540,000 en el periodo enero a abril. Pero en los meses subsecuentes, es decir, de mayo a septiembre, los puestos de trabajo de los TIMEU aumentaron mes a mes alcanzando un incremento en ese periodo de 928,000. Con ello, el acumulado de empleos perdidos para este grupo de trabajadores de enero a septiembre fue de 612,000. Anualmente en septiembre el descenso resultó de 693,000 ocupaciones, o sea, 9.6% menos.

¿En qué sectores se registraron los mayores incrementos para los TIMEU de mayo a septiembre? Principalmente en el sector de alimentos, recreación y hospedaje, en servicios de administración, técnicos y gerenciales, en la construcción y manufacturas. El que esté incrementándose el empleo de los TIMEU ha repercutido en un aumento del envío de remesas hacia las comunidades de origen de los inmigrantes nacionales. Además, éstos se percatan que sus parientes en México están pasando por penurias severas por lo que redoblan su esfuerzo de solidaridad. La economía mexicana en 2020 se contraerá casi al doble que la del vecino del norte.

La evidencia indica que de mayo a septiembre Estados Unidos ha sido capaz de generar más empleo para nuestros paisanos inmigrantes que la economía mexicana. Para este segmento en Estados Unidos se crearon 928,000 empleos mientras que los afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cayeron en 225,000. El empleo en México comenzó a mejorar en agosto-septiembre con un aumento de afiliados al IMSS de 206,000; pero los empleos de los trabajadores inmigrantes mexicanos en Estados Unidos crecieron 647,000 en esos dos meses.

La nota del CEMLA no ofrece una explicación de lo anterior. Un razonamiento posible sería:

1. El mercado laboral en Estados Unidos es muy flexible con lo que se adapta rápidamente a nuevas circunstancias.

2. Los inmigrantes mexicanos están dispuestos a emplearse en cualquier actividad por lo que por la urgencia aceptan el primer empleo que se les presente.

3. La política fiscal expansiva de otorgar apoyos permitió a muchas pequeñas empresas preservar el empleo y las contrataciones.

Así que la política de apoyos y la flexibilidad laboral de Estados Unidos son las que en última instancia han permitido mayor empleo de mexicanos y mayores remesas. Por ello resulta fuera de lugar que López Obrador aplauda a los inmigrantes que mandan remesas y diga que son “auténticos héroes”. Además, no entiende las virtudes de un mercado laboral flexible al proponer eliminar el outsourcing con lo que se perderán millones de empleos. Para éstos, se volverá más atractivo buscar trabajo en Estados Unidos, formal o como indocumentados.

federico@rubli.net

Federico Rubli Kaiser

Economista

Revista IMEF

Economista egresado del ITAM. Cuenta con Maestría y estudios de doctorado en teoría y política monetaria, y finanzas y comercio internacionales. Columnista de El Economista. Ha sido asesor de la Junta de Gobierno del Banxico, Director de Vinculación Institucional, Director de Relaciones Externas y Coordinador de la Oficina del Gobernador, Gerente de Relaciones Externas, Gerente de Análisis Macrofinanciero, Subgerente de Análisis Macroeconómico, Subgerente de Economía Internacional y Analista.

Lee más de este autor