El Banco de México tiene un problema feliz: cuatro de cada 10 mexicanos no saben lo que es vivir en un país con alta inflación. Vamos, ni siquiera saben lo que es una inflación de dos dígitos.

Y no hay duda que esta estabilidad de precios actual, la más prolongada de la historia reciente de este país, se debe a la actuación del autónomo banco central mexicano.

Ese paso de ser la fábrica de billetes de los presidentes populistas de los 70 y 80 a ser una institución del Estado con objetivos firmes de mantener una inflación estable se dio gracias a la autonomía que entró en vigor en 1994.

No es casual que los exgobernadores del Banxico, Miguel Mancera, Guillermo Ortiz y Agustín Carstens, además del actual gobernador Alejandro Díaz de León califiquen la reforma constitucional que le dio autonomía al Banco de México como una de las reformas estructurales más importantes de este país.

Si 35% de la población no sabe lo que es tener problemas con la inflación es por esa actuación autónoma del banco central. Pero puede convertirse en víctima de su propio éxito y eso puede afectar su actuación. Si no hay una valoración social a su papel autónomo, puede caer en manos de esa banda de populistas que hoy mismo están haciendo estragos con los organismos autónomos.

Está claro que en estos tiempos hay amenazas a las instituciones, en especial a las autónomas. Fue una casualidad que, justo el día en que la mayoría de Morena y sus partidos satélite daban un duro golpe presupuestal a muchas instituciones, el Banco de México celebraba con un seminario sus 25 años de autonomía. 

No se pueden soslayar esas imágenes de los diputados de Morena arriba de los camiones que los llevaron a la sede legislativa alterna en Santa Fe, como barra brava rumbo a un partido de futbol, insultando a los legisladores de otros partidos y presumiendo que ellos hacen lo que quieren. 

El castigo presupuestal al Instituto Nacional Electoral (INE) es un claro intento de desestabilizar al árbitro de las elecciones en un año en que dará inicio el proceso electoral más grande en la historia del país: las elecciones federales del 2021.

La misma bancada de Morena en la Cámara de Diputados, que se ha confirmado como una muy lamentable oficialía de partes del presidente Andrés Manuel López Obrador y por lo tanto otra institución autónoma avasallada, pretende destronar al actual consejero presidente del INE, lo que claramente atenta contra el órgano autónomo electoral, pero sobre todo manda el mensaje de que la democracia realmente estorba a este régimen.

Los castigos presupuestales, los ajustes de cuentas, las elecciones amañadas en las cámaras suceden sin que haya reacción alguna por parte de la opinión pública. Ya no se piden cuentas al poder Ejecutivo y eso es muy peligroso.

Por eso es importante que el Banco de México refuerce sus mensajes ante los mexicanos sobre la importancia de su autonomía, porque es eso lo que ha permitido tener estabilidad de precios.

[email protected]

Enrique Campos Suárez

Conductor de Noticieros Televisa

La Gran Depresión

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en finanzas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Periodismo por la Universidad Anáhuac.

Su trayectoria profesional ha estado dedicada a diferentes medios. Actualmente es columnista del diario El Economista y conductor de noticieros en Televisa. Es titular del espacio noticioso de las 14 horas en Foro TV.

Es un especialista en temas económico-financieros con más de 25 años de experiencia como comentarista y conductor en radio y televisión. Ha formado parte de empresas como Radio Programas de México, donde participó en la radio empresarial VIP. También formó parte del equipo directivo y de talento de Radio Fórmula.