La agroindustria se considera un eje que mueve la redes de valor, y en algunos momentos el driver de la economía agrícola; sin embargo, en México la época de industrialización dio inicio en 1880 y con ello empresas que actualmente son líderes en el mercado

Grupo Herdez comenzó actividades desde 1914 y para 1940 realizaban alianzas estratégicas con McCormick de México.

Es decir, esta empresa a la par de muchas otras grandes empresas en México, realizaba inversiones en maquinaria y equipo para transformación de sus actividades, por lo que no es desatinado pensar que existen oportunidades de mejorar sus costos de producción a través de un programa de eficiencia energética que promueva la modernización de maquinaria y equipo.

El principio es sencillo pues responde a la siguiente pregunta ¿Es posible realizar una inversión en maquinaria y equipo nuevo que consuma menos energía y que con los ahorros generados sea viable pagar la inversión realizada? Si la respuesta es afirmativa, y si además dicha inversión puede realizarse con crédito, entonces FIRA, conjunto de fideicomisos establecidos en el Banco México, tiene una alternativa a través de su Programa de Eficiencia Energética.

FIRA con acompañamiento técnico del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Clean Technology Found (CTF) diseñó un Programa de Eficiencia Energética, cuyo objetivo es ayudar a las agroindustrias del sector agroalimentario del país a realizar inversiones tecnológicas que generen ahorros de energía.

El programa reduce la incertidumbre de generar los ahorros en consumo de energía esperados a través del uso de instrumentos financieros y no financieros. También incluye seis tecnologías que son de uso común, pero de alto consumo por parte de la agroindustria: i) Calderas, ii) Motores eléctricos iii) Calentamiento solar, iv) Refrigeración y congelación, v) Aire comprimido y vi) Cogeneración.

La operación del programa establece tanto un estudio previo (base) de consumo de energía con medición real como la validación de la propuesta técnica del proveedor por parte de un tercero, en este caso ANCE (Asociación de Normalización y Certificación, A.C.). Los ahorros propuestos son garantizados por el proveedor mediante una fianza la cual se ejecuta en caso de no alcanzar los ahorros con la modernización realizada.

La certidumbre generada por el esquema permite la participación del sistema financiero en nuevas inversiones tomando como fuente de pago los flujos generados por los ahorros energéticos. Se estima que en México existen oportunidades de mejorar la eficacia energética de las 7,000 empresas agroindustriales, las cuales pueden reducir su consumo energético hasta 40 por ciento.

El Programa de Eficiencia Energética de FIRA permite modificar la percepción de riesgo en temas de energía de los Intermediarios Financieros y Agroindustria, al mismo tiempo que contribuye al desarrollo formal de un mercado de eficiencia energética y al fomento de una cultura de sustentabilidad contribuyendo a reducir la huella de carbono en México.

*Ernesto Fernández Arias es el titular de la Dirección Técnica de pesca y Redes de Valor de FIRA.

[email protected]