Apenas se estrenó eso que suele llamarse evento televisivo y también temporada 10 de una de las series más populares e innovadoras de la televisión de los noventa: Los expedientes secretos X (The X Files). Seis capítulos para ver si el público estadounidense recobró el apetito para las teorías de conspiración sobrenatural. Pero ese será tema de la próxima columna. Por ahora, cinco nuevas destacables series a aparecer en su canal satelital preferido (posiblemente dobladas y sin subtítulos: horror. Saludos #yanosomoswarner).

1. Billions (Showtime) - Con la credibilidad de Wall Street en el subsuelo (no se ha recuperado de la crisis del 2008 o de películas como La gran apuesta y El lobo de Wall Street), Showtime propone un thriller financiero donde el inversionista multimillonario Bobby Axe Axelrod (Damian Lewis) se vuelve el blanco de Chuck Rhoades (Paul Giamatti) un fiscal ambicioso. En el piloto Axe se compra una casita que haría palidecer la propia casa blanca que tanto escandalizó en México; y Rhoades nos muestra su afición por ensayar sombras de Grey. Escenarios de lujo, desplantes prepotentes, diálogos feroces y estructura atractiva presuponen una temporada de entretenimiento adulto sin mayores pretensiones.

2. Second Chance (FOX) - Premisa de videojuego: Jimmy Pritchard, un anciano expolicía (Philip Baker Hall) es asesinado cuando descubre una conspiración que afecta a su hijo, el agente el FBI Duvall (Tim DeKay). Entren a juego los gemelos Goodwin, magnates tecnológicos con una empresa tan poderosa que deja a Google como la miscelánea de la esquina. Mary Goodwin (Dilshad Vadsaria) está muriendo de cáncer, y para curarla, su hermano genio (Adhir Kalyan) inventa un proceso de regeneración celular. Si sólo tuviera en quién probarlo primero... Otto se hace con el cuerpo de Jim (no piensen mal). Con su pecera mágica lo rejuvenece, le da súper fuerza y también lo revive (por si había dudas). Un piloto ágil y divertido que incluye reflexiones trilladas sobre lo que haríamos si tuviéramos una segunda oportunidad en la vida. Es como Forever sin la misteriosa maldición o el carisma del elenco. FOX necesitará aplicarse para escapar la previsible y forzada estructura de caso de la semana y llevarlo más allá.

3. Shades of Blue (NBC) - El primer protagónico serio de J-Lo (Jennifer López), como Harlee Santos una detective corrupta en una unidad también corrupta de la policía de Manhattan. Su jefe y mentor es Matt Wozniak (Ray Liotta), blanco de una unidad anticorrupción del FBI que pronto obliga a Harlee a espiar para ellos. Es un thriller efectivo, inteligente y tenso, en la escuela de The Departed (o sea Internal Affairs). López demuestra que sigue siendo mejor actriz que cantante, y Liotta da una de esas actuaciones intensas que no sabe uno si llamar a los Emys o a la ambulancia. El elenco es espléndido y su mirada a la camaradería, secretos e intereses creados entre los policías es prometedora.

4. Superstore (NBC)- Un sitcom sobre los empleados de una tienda de grandes superficies (que bien podría ser un Walmart... bueno, es un Walmart pero sin problemas de marcas registradas). Amy (America Ferrera) es la jefa de piso, y se las ve con un equipo de desquiciados compañeros y clientes que la obligan a tomarse breves descansos por salud mental . El creador es Justin Spitzer, responsable de la versión estadounidense de The office. El casting es brillante, no sólo porque Ferrera es una de las actrices de origen latino más carismáticas de la televisión, sino porque sus compañeros son talento humorístico puro. El piloto de media hora tiene una docena de variantes de comedia y tantas puntadas que es imposible reducirlo a un párrafo. Muy recomendable.

5. Bordertown (FOX) - Políticamente incorrecto, insultante, grosero, vulgar, y sensacionalmente afilado. La premisa de esta serie animada es un pueblo fronterizo que se llama Mexifornia donde todos los estereotipos raciales de la frontera se valen. El creador es Mark Hentemann, del equipo de Family Guy, por lo que podemos esperar básicamente cualquier cosa menos moderación y buen gusto. En el piloto, hay secuestrados extraterrestres, deportaciones, coyotes, narcos, hijos inmigrantes intelectuales dispuestos a vivir con sus padres hasta que todos los problemas del mundo se resuelvan, y mucho más. Sólo para televidentes poco delicados que disfruten el humor ácido surgido del semillero malvado de Seth MacFarlane.

Twitter @rgarciamainou