El gigante inmobiliario chino Wanda Commercial decepcionó en su estreno este martes en la bolsa de Hong Kong, donde había captado el equivalente de 2,970 millones de euros (3,660 millones de dólares), récord mundial para la entrada en bolsa de un grupo inmobiliario.

Tras haber perdido hasta 6%, la acción de Wanda Commercial, segundo propietario mundial de centros comerciales, terminó en baja de 2.6%, a 46.75 dólares de Hong Kong (HDK), en un mercado en leve retroceso de 0.32 por ciento.

Los operadores esperaban este baja inaugural ya que el ingreso en bolsa Wanda Commercial se produce en un contexto difícil para el mercado inmobiliario en China, debido a una oferta demasiado abundante, en particular de naves comerciales, frente a una demanda muy desigual.

"Es una acción de una sociedad inmobiliaria y las perspectivas del mercado en China no son buenas", confirma a la AFP el analista de Geo Securities, Francis Lun.

Wanda debió además reducir en un tercio su objetivo en su entrada en bolsa, para atraer a inversores temerosos ante la situación inmobiliaria en China y por los elevados ratios de endeudamiento del grupo.

El fuerte retroceso de la acción en su primer día de cotización "no es sorprendente ya que la cotización fue fijada en lo alto de la horquilla" considerada, añade.

Wanda Commercial, principal empresa del conglomerado Dalian Wanda Group, vendió 600 millones de acciones a un precio unitario de 48 HKD (5 euros, 6.1 dólares) equivalente al 13% de su capital, lo que la valoriza a 28,800 millones HKD.

Esta captación de fondos supera el precedente récord mundial establecido por un grupo inmobiliario: la introducción en bolsa a 2,900 millones de dólares del Global Logistic Properties, de Singapur, en 2010.

Un negocio multimillonario

Wanda está dirigido por el emblemático multimillonario Wang Jianlin, que según la revista Forbes -antes de la entrada en bolsa de Wanda Commercial-, era la cuarta fortuna de China, con un patrimonio evaluado en 13,200 millones de dólares.

Ex-primera fortuna del país, Wang Jianlin controla más del 98% de Wanda Group, mastodonte que generó el año pasado beneficios por 2,030 millones de dólares.

En Hong Kong, Wang celebró un "día histórico" compartiendo una copa de champán con los reyes de la finanza de Hong Kong, excolonia británica devuelta a China en 1997.

Wanda Commercial dministra 175 sitios en China, entre ellos 71 centros comerciales Wanda Plaza, y opera en ciudades medias, al amparo de la creciente urbanización del país.

Gracias a la fiebre del mercado inmobiliario Wang Jianlin llegó a ser en 2013 la primera fortuna china, según Forbes, con activos de 14,100 millones de dólares.

Fue destronado este otoño boreal por Jack Ma, tras la espectacular entrada de Alibaba en Wall Street.

En 2012, Wang había -¡imprudentemente!- prometido a Jack Ma entregarle 100 millones de yuanes (13.3 millones de euros) si en diez años el volumen de las ventas en línea en China superaba las compras realizadas en una tienda.

Wanda Group se ilustró en 2012 al comprar la cadena estadounidense de cines AMC por 2,600 millones de dólares, convirtiéndose en el líder mundial de salas de cine. Y ha iniciado en Qingdao (este de China) la construcción de un ambicioso centro de cine y parques de atracciones dedicados al Séptimo Arte.

erp