La alarma global sobre una crisis de alimentos similar a la del 2008 se encendió luego de que datos mostraran que los precios de los alimentos subieron 6% el mes pasado, mientras que importadores agotaban las dañadas cosechas de granos en Estados Unidos, ayudando a disparar al maíz a un nuevo récord.

Un día antes de que el gobierno de Estados Unidos difunda un reporte clave sobre el estado de las cosechas de maíz y soya en ese país, afectado por la peor sequía en más de cinco décadas, la agencia de alimentos de las Naciones Unidas hizo una advertencia sobre las vedas y cuotas a las exportaciones, que agravaron la escalada de precios hace cuatro años.

Existe el potencial de que se desarrolle una situación como la que tuvimos en el 2007/08 , dijo a Reuters Abdolreza Abbassian, economista y analista de granos de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés).

Existe la expectativa de que esta vez no buscaremos malas políticas o intervendremos en el mercado mediante restricciones. Y, si eso no sucede, no veremos una situación tan seria como la del 2007/08. Pero, si esas políticas se repiten, cualquier cosa es posible , agregó el experto.

Hasta el momento, la mayoría de los gobiernos se ha abstenido de intervenir en el comercio. El viceprimer ministro de Rusia, Arkady Dvorkovich, dijo esta semana que no ve motivos para prohibir las exportaciones de trigo, tal como lo hizo el país en el 2010; sin embargo, no descartó imponer aranceles sobre los envíos tras el fin de este año calendario.

Los abundantes suministros de arroz, el lento crecimiento económico y los relativamente bajos precios del petróleo también podrían ayudar a calmar la escalada en los precios, agregó Abbassian.

Las exportaciones de maíz estadounidenses habrían alcanzado en la última semana su segundo máximo en 10 meses si las ventas incluyen compras excepcionales cercanas a récord por parte de importadores privados en México, el segundo importador mundial.

Una mezcla de altos precios del petróleo, el mayor uso de biocombustible, el mal clima, los crecientes mercados de futuros de granos y las restrictivas políticas de exportación impulsaron los precios de los alimentos en el 2007/08.

No obstante, a diferencia de la escalada impulsada por la demanda, el actual avance en los precios de los granos ha sido alentado por una sequía enla región central de Estados Unidos.