Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron el miércoles tras la divulgación de un dato mejor de lo esperado sobre venta de viviendas nuevas y una fuerte demanda en una subasta de notas a cinco años.

Las ventas de casas unifamiliares nuevas en Estados Unidos subieron en enero a un máximo nivel en cinco años y medio, lo que podría mitigar las preocupaciones sobre una fuerte desaceleración en el mercado inmobiliario.

El Tesoro vendió el miércoles 35,000 millones de dólares en bonos a cinco años a una tasa máxima de 1.53 por ciento.

Los bonos a 10 años subieron 7/32 en precio, llevando a los rendimientos a caer a 2.687 por ciento. La deuda a 30 años ganaba 4/32 en precio, provocando una baja en los rendimientos a 3.649% desde el cierre del martes, de 3.661 por ciento.

El mercado de la deuda pública estadounidense disfrutó de una breve alza por búsqueda de seguridad después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, puso en alerta a sus tropas de combate para un ejercicio urgente el miércoles, en el gesto más fuerte del Kremlin tras días de amenazas desde que su aliado Viktor Yanukovich fue destituido como presidente de Ucrania.

Los rendimientos de los bonos a 10 años se ha mantenido en el rango de entre 2.65 y 2.78% durante dos semanas y los operadores anticipan que es poco probable que la deuda salga de ahí hasta que haya nueva información sobre la economía de Estados Unidos.

La Reserva Federal compró 1,250 millones de dólares en bonos del Tesoro, con vencimientos entre el 2038 y el 2043 como parte de su programa de compra de bonos.