El mercado compra el rumor y vende la noticia es una de las frases que son parte del argot en los mercados accionarios y será una de las más recordadas por Twitter.

Lo que te dice la teoría es que todas las noticias y eventos públicos están incorporados en los precios de las acciones. Un rumor, evidentemente, no es algo que esté confirmado (...) Si tomas decisiones en función a rumores quién sabe qué te pueda pasar , explicó Rodrigo Heredia, subdirector de Análisis Bursátil de Ver por Más (BX+).

Desde el 23 de septiembre existía una fuerte especulación que varias empresas estaban interesadas en adquirir a la red social de micromensajes.

Entre las candidatas a comprar a la red social que permite escribir mensajes de 140 caracteres estaban Google, Apple, Disney y Salesforce. Todo lucía bien. El precio de las acciones de Twitter habían subido 33.50% en apenas nueve jornadas y llegaron a cerrar el 5 de octubre en un nivel de 24.87 dólares, el más alto del año.

Un rumor puede provocar que la acción se aprecie o se deprecie. No tiene una direccionalidad definida , dijo Santiago Leal, analista de estrategia de renta fija en Banorte Ixe.

Todo se complicó

Twitter parecía sólida y lista para ser vendida, pero llegarían las complicaciones.

Recode, sitio especializado en tecnología, dijo que, según sus fuentes, ninguna entre Google, Apple o Disney, haría una oferta por la red social. La noticia se dio después del cierre de las operaciones bursátiles en Estados Unidos.

En minutos, los papeles de Twitter empezaron su descenso en operaciones after hours. Sus titulos borraron sus ganancias del día y cayeron hasta 11 por ciento.

La tempestad siguió en la sesión del jueves. Los títulos retrocedieron 20.10%, y marcaron su segunda peor caída desde que debutó en la Bolsa de Valores de Nueva York en noviembre del 2013.

El precio de sus acciones retrocedió de 24.87 a 19.87 dólares en una sesión. En valor de mercado, perdió 3,539 millones de dólares en unas horas y cerró en 14,062 millones de dólares.

Pierde su brillo

Twitter no sólo ha perdido presencia en el mercado accionario, sino también entre otras redes sociales.

Twitter llegó a ser la segunda red social más importante después de Facebook, pero otras aplicaciones como Instagram, Messenger, WhatsApp y, recientemente Snapchat, la han desplazado.

De acuerdo con un análisis de Bloomberg, Twitter tiene menos de 140 millones de usuarios interactuando diario, contra 150 millones que tiene Snapchat.

Facebook, la red social más grande del mundo, tiene más de 1,000 millones de usuarios activos por día.

Los números rojos de Twitter han sido una constante en sus acciones desde que se hizo pública.

Empezó a cotizar en Wall Street en noviembre del 2013. La oferta pública inicial fue de 26 dólares por acción y rápidamente el precio se elevó hasta 50.09 dólares (90% más). Los papeles cerraron el jueves 7 de noviembre en 44.90 dólares.

El nivel máximo lo alcanzaría antes de acabar el 2013, el 26 de diciembre cuando se ubicó en 73.31 dólares por título. A partir de ahí, vendrían los momentos complicados.

Para finales del 2014, un año después de llegar a Bolsa, los títulos de Twitter ya habían perdido 43.64% de su valor, cotizaban en 35.87 dólares. En el 2015, bajaron hasta 23.14 dólares y en el 2016 siguió su rally bajista.

El 3 de mayo de este año tocó su mínimo histórico, sus papeles cayeron a 14.01 dólares.

Desde que salió a Bolsa, los títulos de Twitter han perdido 54.68% de su valor, 9,624 millones de dólares en capitalización.

Invertir en base a rumores es hacer una apuesta y nosotros no vemos al mercado accionario como apuesta. Nosotros lo vemos como la forma más eficiente de generar patrimonios , dijo Rodrigo Heredia de BX+.

mario.calixto@eleconomista.mx