Los precios del petróleo se estabilizaban cerca de 75 dólares por barril este miércoles, tomando un respiro tras las fuertes alzas de principios de esta semana, mientras los inversores siguen evaluando el impacto de la variante Ómicron del coronavirus en la economía mundial y la demanda de combustible.

Los futuros del crudo Brent caían 19 centavos, o un 0.25%, a 75.25 dólares el barril a las 09:25 GMT, tras cerrar con un alza del 3.2% el martes. Los contrato WTI caía 27 centavos, o un 0.4%, a 71.78 dólares el barril, tras ganar un 3.7% en la sesión anterior.

Después de caer más de un 16% desde el 25 de noviembre a alrededor de 69 dólares, los precios del Brent se recuperaron casi un 10% desde el 1 de diciembre por señales de que Ómicron solo ha tenido un impacto limitado en la demanda de petróleo hasta ahora.

Alrededor de dos tercios de la caída de precios anterior ha sido corregida, una caída que había sido provocada por preocupaciones de demanda provocadas por la nueva variante. Estas ahora parecen ser exageradas", dijo Commerzbank.

"No ha habido un efecto de desaceleración notable en la demanda de petróleo hasta el momento. Incluso la aviación, el sector que debería haber sido afectado primero, ha visto solo una disminución marginal en la capacidad de asientos".

La variante Ómicron se ha reportado en 57 países, con casos de Covid-19 aumentando en el sur de África, incluido Zimbabwe, y es probable que la cantidad de pacientes que necesitan hospitalización aumente a medida que se propaga, dijo este miércoles la Organización Mundial de la Salud.

El mercado también se centró en las crecientes tensiones geopolíticas, ya que las conversaciones entre Washington y Teherán sobre el programa nuclear de Irán se reanudarían esta semana.