El peso mexicano cerró con pérdidas contra el dólar las operaciones de este jueves, pese al bajo volumen por un día feriado en Estados Unidos. El tipo de cambio terminó la jornada en 19.5600 unidades por dólar, el peor registro para la divisa local desde su cierre del 9 de octubre (19.5790 unidades), hace más de siete semanas.

La moneda local retrocedió con fuerza durante la jornada, presionada por los acontecimientos más recientes en la relación comercial de China y Estados Unidos. El presidente Donald Trump firmó ayer una ley que respalda las protestas en Hong Kong y China advirtió que habría "firmes medidas" si interviene en sus asuntos internos.

 

El movimiento en la paridad significó para el peso una caída de 1 centavo, que equivalió a una variación de 0.05% contra su registro oficial de ayer, con datos del Banco de México (Banxico). En la sesión alcanzó un techo de 19.6592 unidades, que es su peor registro desde el 3 de octubre, cuando subió hasta 19.8287 unidades.

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de la divisa estadounidense contra una canasta de seis monedas de referencia, terminó la jornada con un ligero retroceso de -0.03% y se ubicó en un nivel de 98.35 unidades. En el feriado por el Día de Acción de Gracias, los inversionistas se posicionaron en refugios contra el billete verde.

Acechan presiones de la región

Las tensiones políticas en América Latina se mantienen y también su efecto sobre las divisas de los países en convulsión. El dólar marcó contra el peso chileno un nuevo máximo histórico y tocó durante la jornada el nivel de 838.35 unidades por billete verde. Su cierre también fue el peor en su historia, en 806.30 unidades. 

El peso colombiano también continúa presionado y hoy registró un nuevo mínimo histórico de 3,514.00 unidades por dólar. La divisa mexicana ha evitado los efectos de las protestas en países de América Latina por su estabilidad política, escribió el analista de OANDA Alfonso Esparza, pero la economía y el comercio la impactan.

El Banxico recortó ayer por quinta vez consecutiva su expectativa de crecimiento económico para este año y anticipó que incluso podría registrarse una tasa negativa del Producto Interno Bruto (PIB). De acuerdo con sus cálculos, el dato de 2019 podría ubicarse en un rango entre -0.2% y 0.2%, con un promedio de crecimiento nulo.

"La estabilidad política en México ha blindado al peso [de las protestas] por el momento, pero si continúa la incertidumbre de un tratado entre Estados Unidos y China y el crecimiento de la economía sigue a la baja, el riesgo de contagio de los movimientos sociales de la región irá en aumento", aseguró Esparza en un reporte.

[email protected]