La Bolsa de Valores de Tokio cerró este viernes a la baja 0.54%, mientras el mercado de Shanghai sufrió una nueva caída del 3.55% tras perder el umbral de las 3,000 unidades.

El índice Nikkei abrió al alza, apoyadas por el rally alcista en Nueva York, pero recortaron ganancias gradualmente, abrumados por la persistencia ante las preocupaciones sobre las perspectivas de la economía de China.

NOTICIA: Bolsas de Shanghái y Shenzhen vuelven a hundirse

Los inversores volvieron a las perspectivas económicas de China de nuevo después de que el Banco Popular de China redujó su tasa de referencia diaria para el yuan.

Tsutomu Yamada, analista de mercado de kabu.com Securities Co., dijo que la volatilidad del mercado mundial es probable que continúe durante algún tiempo después de un inicio cauteloso al nuevo año ya que las condiciones económicas en China siguen siendo obscuras.

Al cierre de la jornada bursátil de este viernes, el principal indicador tokiota, el Nikkei de 225 acciones, perdió 93.84 puntos (0.54%), al ubicarse en 17,147.11 unidades, su cierre más bajo en tres meses y medio.

El segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, bajó 4.10 puntos, un 0.29%, hasta las 1,402.45 unidades.

En tanto, el Shanghai Composite Index registró una caída de 106.68 puntos (3.55%) luego de perder la barrera de las tres mil unidades, para ubicarse en 2,900.97 unidades.

NOTICIA: Claves para comprender lo que actualmente sucede en los mercados

Los analistas destacan que con este nuevo revés (del 9% en el acumulado de la semana) el índice Shanghai Composite pierde el soporte de los mínimos que registró durante el desplome sufrido el pasado verano, y regresa a niveles inéditos desde finales de 2014.

A su vez, el Shenzhen Component perdió 347.02 puntos (3.35%) para ubicarse en 9,997.92 unidades, informó la agencia Xinhua.

erp