Las acciones de Netflix viven una temporada de presión y acumulan una pérdida de 31.67% contra su mejor cierre en lo que va de 2019, hace más de cuatro meses. En la sesión del 3 de mayo, los papeles de la empresa de contenidos y streaming cerraron en Wall Street con un precio de 385.03 dólares por unidad. Contra su último cierre, la diferencia es notable. Al terminar la jornada del viernes, los títulos de Netflix registraron un precio de 263.08 dólares.

Con un total de 437 millones 834,882 papeles en circulación, el mejor valor del año para la compañía por capitalización fue de 168,579 millones 564,616 dólares en este 2019. De ellos ha perdido 53,393 millones 963,859.44 dólares.

La empresa nació en 1997 como distribuidor de películas en formato DVD y en 2002 salió a Bolsa. Valía 15 dólares por acción y contaba con 600,000 usuarios.

     

En ocasiones, fuertes caídas en el precio de los títulos dan mayor atractivo a las empresas para una inversión de largo plazo. Esta estrategia es conocida como Buy and Hold (comprar y mantener), la misma que hizo millonario a Warren Buffett. Pero una de las máximas para llevarla a cabo es realizar un análisis de los estados financieros de las empresas.

En su reporte trimestral para el segundo trimestre, Netflix informó de un menor número de nuevos suscriptores que el esperado por los analistas de mercados, con un total de 2.7 millones contra 5 millones. Su beneficio neto fue de 4,920 millones de dólares contra 4,930 millones previstos. El beneficio por acción (BPA) fue de 60 centavos de dólar contra un previo de 85 centavos.

KeyBanc Capital Markets advirtió recientemente que débiles resultados en el reporte del 16 de octubre de Netflix podrían empeorar las preocupaciones de los inversionistas sobre el crecimiento a largo plazo de la empresa. Esta información aumenta el riesgo de cara a la peor caída trimestral para Netflix desde 2012.

Uno de los factores que complican las posibilidades de la empresa son los altos costos que implican sus producciones de mayor aceptación, además de los costos de su servicio y las dificultad para conseguir nuevos clientes por las características de su sector. 

 

Ángel Amancio, analista independiente y trader con experiencia en Madrid y Nueva York, dijo que la situación de Netflix es compleja debido a que las condiciones intrínsecas de su negocio dificultan la llegada de nuevos clientes. “Son muchos los retos que tiene Netflix por delante y un Buy and Hold no es algo que yo haría en este caso”, dijo.

El reto más relevante para Netflix es la creciente competencia. A las plataformas de Amazon y Hulu se sumaron dos gigantes que buscan apropiarse de un pedazo del pastel. Apple, con un séquito de seguidores consolidado, lanzará Apple TV, y Disney+, peso pesado del contenido, tendrá una plataforma con menores precios.

Los números en valor por capitalización de Netflix muestran una caída acelerada cuya gráfica se asemeja a una montaña rusa y lo que desciende es el dinero de sus inversionistas.

Los motivos que provocan estas precipitadas bajas son puntos que la empresa debe resolver si quiere detener las pérdidas en financiamiento y confianza.

[email protected]

kg