El precio de la mezcla mexicana de exportación subió 46% en lo que va del 2021, a 68.86 dólares por barril. Ello favorece los ingresos de Petróleos Mexicanos  (Pemex).

De acuerdo con los Criterios de Política Económica del 2021, el precio esperado para el crudo mexicano es de 42.10 dólares por barril, lo cual  significa que el petróleo que exporta el país está 63.5% por arriba de las proyecciones del gobierno federal.

La producción de Pemex fue de 1.7 millones de barriles diarios en abril, hilando cinco meses con dicho nivel de producción. De dicha cifra sus exportaciones fueron de 958,170 barriles diarios al primer cuatrimestre del año.

Considerando una demasía en el precio de 17.35 dólares a un precio promedio del año de 59.45 dólares, Pemex tendría un excedente de ingresos de exportación de 2,990 millones de dólares para el primer semestre o 5,983 millones para el cierre del 2021.

“Pemex está obligado a mandar los excedentes a un fondo petrolero que se divide en tres partes, el más importante es el fondo para la estabilización de los ingresos petroleros que se había agotado, el cual es usado cuando los ingresos son insuficientes y de donde se obtienen los recursos para comprar coberturas petroleras”, aclaró Carlos López Jones, director de Consultoría en Tendencias Económicas y Financieras.

En el ámbito internacional, el referencial Brent del mar del Norte gana 44.42% en el 2021, a 74.81 dólares el barril. El estadounidense West Texas Intermediate (WTI) cotiza en 73.06 dólares por barril, un incremento de 50.58% en lo que va del año.

Gonzalo Monroy, director general de la consultora GMEC, dijo que “los precios del petróleo han comenzado a recuperarse de manera significativa, en parte por la disciplina que ha tenido la OPEP con los recortes de la producción desde el año pasado. También por el cambio en las políticas de inversiones de las grandes petroleras”.

El analista agregó que “es buena noticia que haya un excedente en el precio del crudo mexicano, en términos generales, y nos daremos cuenta que la exportación de Pemex ha aumentado en los últimos meses, en línea con la recuperación de los precios internacionales, lo que será positivo en este segundo trimestre”.

“Vamos a ver mayores ingresos para el gobierno federal, y con estabilidad, lo que es un factor importante si queremos ver recuperación en la economía mexicana”, añadió.

Carlos López Jones dijo que “el precio del petróleo es una de las grandes sorpresas positivas para México en lo que va del año, favorecido porque la demanda mundial se ha recuperado, y también porque la economía de los países líderes está mejorando, lo que fortalece de nuevo la demanda”.

Demanda de petróleo

Para el segundo trimestre del 2020, la demanda mundial cayó de 99.97 millones de barriles diarios (mbd) a 83.27 mdb, cerró el año con 90.63 mbd  tras las estrategias de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para ajustar la producción.

Para el 2021, la demanda terminará en 96.58 mbd, un aumento de 5.95 mbd, aunque por debajo de la demanda registrada al cierre del 2019. Los incrementos anuales serán más moderados: de 2.1 mdb en 2022 y de 1.5 mbd para 2023, de acuerdo con la OPEP.

Hay dos razones para esta expectativa. El primero se relaciona con el retorno a las tasas de crecimiento económico anteriores al Covid-19 durante estos años, especialmente en los países en desarrollo. El segundo está vinculado a la "recuperación" de la demanda en los sectores más afectados por  la pandemia.

El mediano plazo estará marcado por una mayor “normalización” del crecimiento de la demanda en la que las tendencias y los factores a más largo plazo pasarán a primer plano, comentó la OPEP en un reporte.

ariel.mendez@eleconomista.mx