Las existencias de petróleo de Estados Unidos subieron la semana pasada por séptima vez consecutiva y anotaron su mayor nivel desde agosto de 1990, mientras que las de productos refinados cayeron, mostró el miércoles un informe de la gubernamental Administración de Información de Energía.

El aumento, el mayor en un periodo de siete semanas desde abril del 2001, vino después de que las existencias de crudo en el área de Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos estadounidenses, se dispararon a un nuevo récord al aumentar 1.16 millones de barriles, a 44.13 millones en la semana al 4 de mayo.

Los inventarios de crudo crecieron 3.65 millones de barriles a 379.52 millones, mostraron datos de la EIA (por su sigla en inglés), frente a las expectativas de un alza de 2,0 millones de barriles.

El reporte de la EIA de este miércoles pasado mostró que las existencias alcanzaron su mayor nivel desde septiembre de 1990 en la semana al 27 de abril. Pero con el incremento de esta semana, las reservas anotaron máximos desde agosto de ese mismo año.

En las últimas siete semanas, los inventarios de crudo han escalado en más de 33 millones de barriles.

Las existencias de gasolina bajaron 2.61 millones de barriles, a 207.11 millones. Los analistas esperaban una baja de 100,000 barriles.

Los inventarios han descendido 25 millones de barriles, frente a máximos en el 2012 de 232 millones de barriles vistos a inicios de febrero.

La costa oeste registró el mayor retroceso en las reservas, al caer 2.1 millones de barriles, mientras que la costa este mostró un incremento de 276,000 barriles.

Las reservas de destilados, que incluyen diésel y combustible para calefacción, cayeron 3.25 millones de barriles, el séptimo descenso semanal consecutivo, a 120.77 millones, frente al aumento de 100,000 barriles que aguardaba el mercado.

La costa este de Estados Unidos reportó el mayor retroceso en las reservas, al caer 1.95 millones de barriles, mientras que otras regiones mostraron un declive menor.

Mark Waggoner, presidente de Excel Futures, en Oregon, refirió que "el petróleo ha estado presionado incluso antes de que la EIA emita su reporte debido a que el mercado cayó fuertemente por los problemas en Europa".

Los futuros del crudo Brent y estadounidense recortaban sus pérdidas tras el reporte.

ros