El bitcoin ha sufrido estragos en las primeras cotizaciones de marzo. La moneda virtual hila cuatro sesiones de caídas —su racha más adversa desde enero— y acumula un retroceso de 18.82 por ciento.

Ayer, el precio de la criptomoneda más popular del mercado se ubicó en 9,319.01 dólares por unidad, su nivel más bajo desde el 13 de febrero de este año.

Históricamente, marzo no se ha caracterizado por ser un mes positivo para la moneda virtual. Desde el 2014, cada marzo ha concluido con minusvalías de hasta 17.59 por ciento. En lo que va del tercer mes del 2018, la criptomoneda presenta una baja de 9.61 por ciento.

En el año, el bitcoin está en números rojos. Después de tener un 2017 de abundancia, llegó a marcar un máximo histórico de 19,343.04 dólares por moneda en diciembre y marcar un alza de 1,334% en el año; en lo que va del 2018, la moneda virtual presenta una baja de 32.76 por ciento.

 

Malas noticias

 

El bitcoin ha sufrido ventas técnicas y las noticias negativas han contribuido a la baja.

Binance, una de las plataformas de intercambios de criptomonedas más grandes del mundo, presuntamente fue comprometida el miércoles. Binance compensó todas las cuentas comerciales, manteniendo a todos sus inversionistas a salvo del hackeo, pero muchos inversionistas decidieron vender sus posiciones.

“A partir de este momento, las únicas víctimas confirmadas tienen claves API registradas para usar con bots de trading. No hay evidencia de que la plataforma Binance se vea comprometida”, dijo Changpeng Zhao, el presidente de Binance, en la red social Reddit.

En Estados Unidos, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos emitió un comunicado el miércoles exigiendo a todas las bolsas de criptomonedas que operan en el país que se registren ante la autoridad reguladora.

En Japón, la Agencia de Servicios Financieros suspendió temporalmente las operaciones de las plataformas FHSO y Bit Station debido a no cumplir con las medidas de seguridad esperadas.

Además, el organismo regulador japonés exigió a otras cuatro plataformas reforzar su seguridad.


mario.calixto@eleconomista.mx