Tras darse a conocer el triunfo de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos era de esperarse la reacción negativa de los mercados, sus discursos contra México, en particular, contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la inmigración, lo hacían evidente.

A través de un reporte presentado por Finamex Casa de Bolsa, Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado, opinó que el contexto global en el que ocurre este acontecimiento político es preocupante ya que el comercio internacional está estancando y las políticas monetarias del mundo están agotadas, aumentado la vulnerabilidad.

El Sr. Trump representa el voto de protesta a lo establecido, a las ventajas ofrecidas por la globalización que no llegaron, a la apertura a la inmigración que resta oportunidades de empleo y, en general, a la inequidad en la distribución del ingreso. Este reclamo es el mismo que motivó el Brexit y ha brotado en otros lugares del mundo , indica.

El especialista refiere que el peso mexicano fue la moneda que más se depreció de todas las emergentes contra el dólar estadounidense. A las 9:00 am, el peso cotizaba en 19.95 con una depreciación de más de 8%, seguido por Sudáfrica con tan sólo 2.95%. Por su parte, el dólar canadiense mostraba una depreciación de 1.3 por ciento.

A nuestro juicio, la depreciación parece exagerada, ya que más que compensar cualquier costo asociado con un desmantelamiento de las tarifas de importación favorables a México por el TLCAN, en el caso extremo que se revirtiera dicho tratado comercial, por lo que se hubiera justificado una intervención hoy de venta de dólares en el mercado cambiario .

En opinión de Aboumrad, el objetivo de la Comisión debería ser el incrementar el costo de especular contra el peso, a través de la incertidumbre generada en el especulador de cuándo podrían intervenir, ya que si se sabe que no va a intervenir (porque no ha intervenido en los momentos más críticos), entonces da lugar a estos movimientos exagerados con repercusiones para la planeación económica y la inflación, entre otros.

La Comisión de Cambios parecería más preocupada de lo que han mostrado en público respecto a lo que hemos anotado en comentarios previos referente al ensanchamiento del déficit de la cuenta corriente, ya que el consumo privado está creciendo más rápido que el producto interno bruto, así validando un ajuste importante en el tipo de cambio con el objeto de reducir las importaciones y alentar las exportaciones

Finamex Casa de Bolsa refiere que la depreciación del peso dará a la Secretaría de Hacienda un gran remanente de operación proveniente de Banxico por el ejercicio 2016.

Indica que el plan fiscal de Trump sugiere una Fed más agresiva en subir la tasa de lo que tenía el mercado. Banxico tendrá que lidiar sólo sin apoyo de la Comisión de Cambios con el impacto de la depreciación en la inflación. Muy probablemente Banxico va a tener que seguir a la Fed y subir la tasa de referencia en la próxima reunión de política monetaria a celebrase el 17 de noviembre.

Finalmente agregan que el impacto que tendrá en los niveles de las tasas de interés, tipo de cambio, inflación y crecimiento económico dependerá de su plan fiscal, de su política comercial, y de la relación bilateral con México dada la cercanía y la integración económica que se ha logrado.

[email protected]