La manera en que unos pocos países grandes gestionan sus enormes déficits en cuenta corriente mientras otros mantienen abultados superávits representa un riesgo para la economía global y podría causar alteraciones en los mercados financieros, dijo este miércoles un funcionario del Fondo Monetario Internacional.

La cooperación entre los países con déficit y aquellos con superávit es indispensable para manejar esos desequilibrios, enfatizó el subdirector gerente del FMI, Mitsuhiro Furusawa.

"Hemos sido testigos de largos períodos de desequilibrios. Aunque hayan disminuido desde la crisis (financiera global), siguen estando por encima de los niveles deseables", dijo en un seminario organizado por el FMI en Tokio acerca del sistema monetario internacional en Asia.

Los desequilibrios mundiales han resurgido como un tema de discrepancias en la comunidad internacional después de que el presidente Donald Trump criticó a países como China, Alemania y Japón por acumular grandes superávit comerciales.

El FMI favorecerá los esfuerzos mundiales para reducir los desequilibrios fortaleciendo redes que los países pueden utilizar en caso de que enfrenten salidas de capitales disruptivas. Con estos instrumentos, los países no requerirían acumular un exceso de reservas internacionales para estar preparados.

"Necesitamos reconocer que un elemento central de las redes de seguridad es la acumulación de reservas", dijo Furusawa. "Pero la acumulación de reservas puede ser una defensa muy costosa" ya que lleva a una disposición ineficiente de recursos. Llamó a la comunidad internacional a seguir trabajando para mejorar las medidas de protección.

estrategias@eleconomista.mx