El petróleo tiene una mala semana ante las estrictas medidas de confinamiento implementadas en Europa, pues desde el pasado viernes el West Texas Intermediate cae 6.17% a 37.39 dólares por barril, el Brent del Mar del Norte retrocede 6.34% a 39.12 dólares por barril, mientras que el crudo mexicano se contrae 6.77% a 34.31 dólares por barril. .

Durante la jornada del miércoles los futuros del Brent se hundieron 2.08 dólares o 5.05%, el WTI perdió 2.18 dólares o 5.51%, mientras que la mezcla mexicana cayó 1.89 dólares o 5.22%, de acuerdo con Refinitiv.

“Es principalmente por el aumento en el nerviosismo ante el incremento en el número de casos de coronavirus en Europa, Alemania impuso nuevas restricciones a la movilidad, también Francia, si no iguales, similares a las de marzo y abril, cuando comenzó la pandemia, el nerviosismo está en que lo hagan más países, y que lo haga Estados Unidos, aunque este está enfocado en las elecciones y se ha dicho que están aumentando los casos”, explicó en entrevista Ana Azuara, analista de Materias Primas en Banco Base.

En caso de que Estados Unidos pusiera en marcha medidas más restrictivas, la demanda por petróleo tendría una fuerte caída, lo que causa temor entre los operadores del mercado, explicó la especialista.

El desplome en los precios del energético ocurrió en línea con la caída en los principales mercados occidentales.

“Las restricciones que puso Alemania son fuertes y son muy parecidas a las de abril, aunque no iguales, fueron más duras”, dijo Azuara.

Recordó que al inicio de la pandemia en Alemania se cerraron manufacturas, mientras que en esta ocasión los confinamientos están más sesgados hacia el sector de servicios.

Fuerte caída

En abril el precio del petróleo se desplomó a precios negativos, escenario que Ana Azuara ve poco probable en la coyuntura actual, salvo que se implementaran medidas iguales a las realizadas en el primer trimestre del año.

Otro factor es que China, que es el segundo mayor consumidor de petróleo en el mundo no parece que tenga una segunda ola de Covid-19, por lo que su demanda no se ha afectado.

“En Estados Unidos si va a haber cierres, es altamente probable, pero no creo que vayan a ser tan intensos como los de abril, en ningún lugar del mundo, sería malo para la economía en general, y para la demanda de petróleo”, dijo.

La especialista de Banco Base prevé que el WTI termine el año cerca de los 36 dólares por barril, descartando un deterioro de la situación actual. En caso de que las condiciones mejoren, como con la salida de una vacuna efectiva y una disminución de casos de Covid-19, se podría esperar que el crudo cotizara entre los 41 y 45 dólares por barril, aunque considera esto muy poco probable.

“Para el siguiente año va a depender mucho de si las restricciones van a seguir, si hay una vacuna, o algún tratamiento que sea efectivo para las personas”, indicó Azuara.

claudia.tejeda@eleconomista.mx