Se trata de un inhabitual consenso en tiempos de tensiones geopolíticas: China confirmó este miércoles que va a recurrir a sus reservas de petróleo con el fin de hacer retroceder el precio del crudo, sumándose así a una iniciativa lanzada por el presidente estadounidense Joe Biden.

Biden anunció el martes una iniciativa "mayor" para bajar los precios del oro negro: recurrir a 50 millones de barriles de petróleo de las reservas estratégicas de Estados Unidos, el mayor volumen jamás liberado.

Estados Unidos indicó que esta decisión se toma en paralelo con otras naciones consumidoras de energía importantes, como China, India, Japón, la República de Corea y Reino Unido.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, preciso que estos países "ya habían anunciado" liberar parte de sus reservas, o que tenían la intención de hacerlo.

Sin nombrar a Estados Unidos, Zhao Lijian, portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, confirmó este miércoles que China se sumaba a la maniobra.

China, en función de sus necesidades y de sus circunstancias, utilizará sus reservas de petróleo y tomará otras medidas necesarias para mantener la estabilidad del mercado", dijo el portavoz.

Zhao no precisó cuando ello ocurriría ni la cantidad de petróleo que Pekín va a poner en el mercado.

Según la agencia financiera Bloomberg, Biden habría hablado de esta iniciativa durante su primera cumbre por viceoconferencia la semana pasada con su homólogo chino Xi Jinping.

La iniciativa conjunta busca que con el aumento de la oferta los precios bajen de forma mecánica.

Gasolina y Acción de Gracias 

La decisión llega en un momento en que los precios en las estaciones de servicio siguen subiendo en Estados Unidos, lo que representa un problema político importante para Biden, sobre todo en vísperas del Día de Acción de Gracias, una festividad en la que los estadounidenses se desplazan a lo ancho del país para reunirse con sus familiares.

Pero Biden también acusó a las grandes compañías petroleras de ser en parte responsables del alza de los precios de la gasolina.

El precio mayorista de la gasolina ha caído un 10% en los últimos años, pero los precios al consumidor no han bajado en un solo céntimo" dijo.

Habitualmente, Estados Unidos recurre escasamente a sus reservas -actualmente de 609 millones de barriles-, ubicadas en Luisiana y Texas, y dedicadas a casos de catástrofes naturales o de crisis internacionales.

Uno de los lideres del campo republicano, el senador Lindsey Graham, denunció en un comunicado un "abuso" en la utilización de esas reservas, destinadas según el a casos de "emergencia".

El tema es particularmente delicado, especialmente para Joe Biden, que tiene como principal objetivo facilitar la vida de la clase media de su país, desalentada ante la globalización y la pandemia del Covid-19.

Para llegar finalmente a un consenso sobre las reservas de petróleo, Washington y Pekín dejaron de lado su rivalidad, pues China también es uno de los grandes consumidores de crudo del mundo.

Los intentos de Estados Unidos de presionar a los países productores, especialmente a Arabia Saudita, para que aumentaran su oferta, no han funcionado hasta ahora.