Los precios del petróleo subieron el martes a un máximo de una semana después de que Estados Unidos y otros países consumidores anunciaron una liberación de decenas de millones de barriles de reservas de petróleo para tratar de enfriar el mercado.

Estados Unidos dijo el martes que liberaría millones de barriles de petróleo de las reservas estratégicas en coordinación con China, India, Corea del Sur, Japón y Reino Unido, para tratar de enfriar los precios después de que productores de la OPEP+ ignoraron las peticiones por más crudo.

Sin embargo, analistas señalaron que el efecto sobre los precios probablemente sea efímero, tras años de disminución de la inversión y una fuerte recuperación mundial tras la pandemia del Covid-19.

Los futuros del Brent subieron 2.61 dólares, o un 3.3%, a 82.31 dólares, mientras que el crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) subió 1.75 dólares, o un 2.3%, a 78.50 dólares.

Fue la mayor ganancia porcentual diaria del Brent desde agosto y su mayor cierre desde el 16 de noviembre. También hizo que la prima del Brent sobre el WTI alcanzara su máximo desde mediados de octubre.

Las conversaciones para la liberación coordinada de reservas, la fortaleza del dólar y el posible impacto en la demanda energética de una cuarta oleada de casos de Covid-19 en Europa ya han hecho que el Brent caiga más de un 10% desde un máximo de tres años de 86.70 dólares registrado el 25 de octubre.

El gobierno del presidente Joe Biden dijo que liberaría 50 millones de barriles de la Reserva Estratégica de Petróleo (SPR) de Estados Unidos, que empezarán a llegar al mercado a mediados o finales de diciembre.

"La liberación coordinada de la SPR (reservas) fue menor de lo esperado y, sin duda, será respondida por una menor producción de la OPEP+", dijo Edward Moya, analista senior de mercado de OANDA, señalando que "a nadie le sorprendería que (la OPEP+) redujera sus planes de producción".

La alianza OPEP+ entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, incluida Rusia, ha rechazado hasta ahora las reiteradas peticiones de Washington de bombear más petróleo.

El ministro de Energía de los Emiratos Árabes Unidos, Suhail Al-Mazrouei, dijo el martes que no veía "ninguna lógica" en aumentar sus propias contribuciones a los mercados en este momento, y que los datos técnicos recogidos apuntaban a un superávit de petróleo en el primer trimestre de 2022.

rrg