Con un tipo de cambio (peso-dólar) relativamente estable, resultados positivos en materia de inflación y una mejora lenta pero sostenida en la economía estadounidense, el mercado local de bonos M se desenvuelve en un entorno favorable a nuevos descensos en sus tasas de rendimiento.

Sin embargo, en las últimas dos semanas, la cotendencialidad que mantienen las tasas locales y su contraparte estadounidense (bonos del Tesoro) ha retomado fuerza, de tal manera que los descensos antes descritos podrían ser sólo acotados si se considera la brecha que las tasas de los bonos del Tesoro tendrán que cerrar con la inflación.

Mas a detalle, una revisión de la relación que guarda la tasa del ?T-note a 10 años, con la inflación subyacente de ese país, permite ver claramente cómo el diferencial entre ambos elementos se ha alejado significativamente de su promedio histórico (1.71% desde enero del 2006), para alcanzar tasas reales negativas. Esta situación genera un claro potencial de alza en las tasas de treasuries, que podría llegar a 2.50% en las próximas semanas.

Por otra parte, los últimos datos de inflación en EU confirmaron la ausencia de presiones en los precios al consumidor e incluso un descenso en la inflación al productor, así el alza en las tasas de los bonos del Tesoro podría continuar de manera escalonada y diluida en el tiempo, para cerrar paulatinamente el amplio diferencial que se ha abierto con la inflación.

En favor del mercado continúan los siguientes factores:

• El comunicado del Banco de México resultó favorable en el sentido de una reducción en el balance de riesgos de la inflación.

• La inflación general de la primera quincena de marzo registró una desaceleración sorpresiva que se sumó a lo observado en febrero.

• Si bien hay sensibilidad de las tasas locales a las posibles alzas en los bonos delTesoro, éstas representarían oportunidades de entrada por el atractivo diferencial que mantienen respecto de sus contrapartes en Estados Unidos.

• Las tasas locales son sensibles a la paridad cambiaria y ante el buen posicionamiento de México en la coyuntura actual, nuestros economistas han revisado a la baja su pronóstico de tipo de cambio a 12.20 pesos por dólar para el 2012.

Así, la semana pasada nuestro índice general de seguimiento del mercado de bonos M registró un moderado avance semanal de 0.38% y en el año acumula ganancias efectivas de 2.59% (equivalentes a 11.74% en términos anualizados). Las ligeras ganancias del mercado fueron consecuencia de movimientos diferenciados a lo largo de la curva local de rendimientos:

1. La parte media alta de la curva (bonos con vencimiento entre cinco y 10 años) registró el mejor desempeño semanal, con ganancias de 0.62 por ciento.

2. En menor medida, los subíndices de bonos con vencimiento entre tres y cinco años, y de más de 10 años presentaron similares avances de 0.43 y 0.42%, respectivamente.

El autor de este artículo es responsable de la preparación y contenido del mismo y refleja fielmente su opinión personal. Certifica que su compensación es independiente de las opiniones aquí expresadas.