Desde este domingo, los temores por el esparcimiento del coronavirus se expandieron y afectaron a los mercados bursátiles en el mundo.

Este lunes, Europa cayó, Estados Unidos descendió y México también se vio afectado por el virus.

Un aumento de los casos de coronavirus fuera de China recortó el lunes casi 474,000 millones de dólares de valor de mercado en las acciones europeas, ya que los inversores reevaluaron el posible impacto del brote.

Las acciones en Milán se desplomaron 5.4%, marcando su peor día desde mediados del 2016, después de que Italia informó el mayor brote del virus en Europa con al menos seis muertos y más de 200 personas infectadas, lo que probablemente afecte aún más la debilitada economía local.

El índice paneuropeo STOXX 600 se hundió 3.8%, registrando su mayor baja intradiaria desde que Gran Bretaña votó para abandonar la Unión Europea en junio del 2016.

Un incremento de infecciones por coronavirus en Corea del Sur e Irán generó una fuerte salida de los inversores desde los mercados bursátiles para buscar activos de refugio.

“Lo que sucedió este lunes significa que los mercados financieros no esperaban que esto se convirtiera en un problema importante fuera de China”, dijo Craig Erlam, analista de Mercados senior de Oanda. “Los inversionistas van a estar mucho más sensibles ahora”, agregó.

Las aerolíneas europeas estuvieron entre las de peor desempeño dentro del STOXX 600, con EasyJet, Ryanair, Air France y Lufthansa hundiéndose entre 7.4 y 12.6 por ciento.

El índice de viajes y esparcimiento de Europa perdió 6% y fue el sector regional más golpeado.

Las bajas generalizadas en el índice de referencia llevó a los fabricantes de artículos de lujo, de automóviles y de chips, las mineras y los bancos, todos tendientes a ser muy sensibles a las expectativas del crecimiento mundial, a un rango entre 4 y 6 por ciento.

El temor al impacto económico del brote reforzó las expectativas, ya en 50%, de que el Banco Central Europeo reducirá las tasas de interés en 10 puntos base en julio.

Wall Street se hunde

Los tres principales índices de Wall Street se hundieron debido a que los inversores corrieron hacia activos más seguros, como el oro, tras un fuerte aumento de casos de coronavirus fuera de China, que avivó temores a un impacto mayor de la epidemia en la economía global.

El Índice S&P 500 y el Dow Jones pasaron a terreno negativo en el año, y el último cayó más de 1,000 puntos, la tercera vez que sufre una pérdida de ese temor en un día.

Tanto el Dow como el S&P sufrieron su mayor baja porcentual diaria desde febrero del 2018.

El NASDAQ tuvo la mayor caída porcentual, de 3.71 por ciento. El Promedio Industrial Dow Jones cedió 1,031.61 puntos, 3.65%, a 27,960 unidades; mientras que el Índice S&P 500 perdió 111.86 puntos, 3.35%, a 3,225 unidades.  El índice compuesto NASDAQ bajó 355.31 puntos, 3.71%, a 9,221,.8 unidades.

Los 11 grandes sectores del S&P cerraron en baja, liderados por el de energía con una baja de 4.7% y el de tecnología con 4.2 por ciento.

Los papeles de Apple se hundieron 4.8% debido al dato que mostró que las ventas de smartphones en China se desplomaron en más de un tercio en enero.

Los rendimientos de los bonos del gobierno de Estados Unidos cayeron el lunes hasta mínimos no vistos desde el 2016, ante la búsqueda de seguridad de los inversores en medio de los temores de que la propagación del coronavirus pueda perjudicar la economía más que lo pensado inicialmente.

En México el referencial índice bursátil S&P/BMV IPC de la Bolsa Mexicana de Valores cayó 2.2%, a 43,818.07 puntos.

La plaza local descendió hasta 43,523.22 unidades, su mínimo nivel de cierre desde el 31 de diciembre del 2019.