“Por casi cuatro décadas el mercado de valores mexicano quedó en el olvido”, sostuvo el presidente de Bursamétrica, Ernesto O’Farril Santoscoy.

Ello luego de aplaudir las recientes medidas anunciadas por las autoridades que buscan impulsar el crecimiento del mercado de valores de México.

Entre las medidas está la creación de una nueva Bolsa de valores y nuevos instrumentos financieros para atraer a más empresas al mercado accionario.

“Las medidas son un buen paso porque el mercado de valores lleva olvidado cerca de 40 años. Desde el secretario de Hacienda, David Ibarra, no habíamos visto a otro que se preocupara en crecer el mercado de valores”, puntualizó Ernesto O’Farril.

Agregó que durante décadas las autoridades financieras del país apoyaron más a la banca, incluso hubo momentos en los que privilegiaron a las instituciones extranjeras y se olvidaron del mercado bursátil.

buena señal

El entrevistado consideró que la creación de la nueva Bolsa Institucional de Valores (Biva) es una buena señal para retomar el paso y lograr que el mercado crezca de acuerdo con el tamaño de la economía del país.

“Con la existencia de dos bolsas de valores, el mercado a fuerzas tiene que crecer; no puede ser que sigamos siendo menos de 150 emisoras, que sigamos teniendo 320,000 contratos de inversionistas”, dijo Ernesto O’Farril.

“Creemos que hay empresas que pueden listarse en la Bolsa, añadió, y creemos que podría ser más rápido si la Secretaría de Hacienda y el Congreso de la Unión elaboraran un plan fiscal para hacer más atractivo querer ser una empresa pública”.

Al ser México la decimoquinta economía del mundo, el mercado accionario local debería contar con al menos 850 emisoras listadas contra las 149 que actualmente cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, muestra una presentación de Biva.

En términos del importe operado, el mercado tendría que crecer seis veces para subir de la posición 25 que ocupa dentro de las bolsas del mundo.

Casa de bolsa, en breve

Ernesto O’Farril explicó que está en la fase final del proceso de certificación para que la casa de Bolsa de Bursamétrica inicie operaciones formalmente.

Recordó que adquirieron la casa de Bolsa Dumbarton a InvestaBank, pero que nunca operó, “compramos un cascarón”, dijo.

El presidente de Bursamétrica explicó que ha sido un proceso muy complicado y llegan en un momento difícil para el negocio bursátil porque la sobre regulación contempla nuevas medidas como la contratación de personal, que antes no se hubiera considerado o los sistemas que cada vez son más complejos; no obstante, siguen existiendo importantes oportunidades de mercado.

Espera incertidumbre en el 2018

O’Farril dijo que las preocupaciones en torno a la reforma fiscal de Estados Unidos y sus efectos para la economía mexicana, así como la expectativa por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, vuelven a causar gran incertidumbre para este año.

A estos eventos se suma la incertidumbre política por las elecciones presidenciales en México de este 2018 y la evidencia de que la Reserva Federal de Estados Unidos empiece a normalizar su política monetaria a una velocidad más rápida de la esperada.

“El 2017 fue un año que inició con gran volatilidad y con la expectativa de que la actividad económica se podría desplomar, pero, como siempre, la realidad nos rebasó y tuvimos lo opuesto: una economía que ha crecido más de lo esperado, aunque al cierre de año e inicios del 2018 se espera que aumente la incertidumbre y volatilidad”, finalizó el presidente de Bursamétrica.

[email protected]