Los yihadistas belgas, muertos anoche en una acción policial, planeaban el secuestro y decapitación de una personalidad influyente del país, afirmó este viernes el diario Het Laatste Nieuws, que citó altas fuentes judiciales .

La ejecución de la víctima, posiblemente un magistrado o policía de elevado rango, sería posteriormente difundida en un video en Internet.

Este viernes la sede de la policía federal belga, en Bruselas, permanece cerrada al público y protegida por un fuerte esquema de seguridad, así como diversas comisarías en todo el país.

Los edificios están resguardados por agentes fuertemente armados y han sido cercados por perímetros de seguridad que impiden a los vehículos estacionarse.

Los efectivos encargados de las rondas callejeras han sido duplicados y ningún policía circula a pie o en bicicleta.

Al mismo tiempo, las principales escuelas judías de Bruselas y de Amberes anularon las clases y permanecerán cerradas este viernes.

El riesgo permanece. No sabemos qué se pasará en las próximas horas , afirmó anoche el fiscal del Tribunal Supremo, Eric Van Der Sypt.

erp