Bogotá. Una sorpresiva visita de los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana al mandatario estadounidense Donald Trump generó una polémica y especulaciones en Colombia sobre si buscan respaldos externos contra el proceso de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La controversia aumentó con una carta de Uribe, un férreo opositor del actual presidente Juan Manuel Santos, al Congreso de Estados Unidos en la que alerta por el aumento del narcotráfico tras la firma de los acuerdos de paz.

La reunión de los exmandatarios con Trump ocurrió hace unos días, en lo que Uribe se limitó a calificar de encuentro social que ocurrió por una invitación de terceros .

En Colombia se interpretó como una muestra de fuerza del expresidente contra el proceso de paz a sólo un año de las elecciones presidenciales.

Voceros del Centro Democrático de Uribe no han confirmado si la reunión tuvo lugar en la residencia de Trump de Mar-a-Lago, Florida, como especulan algunos medios de comunicación.

Pastrana agradeció en Twitter al presidente estadounidense por la cordial y muy franca conversación sobre problemas y perspectivas de Colombia y la región .

Los protocolos diplomáticos determinan que cualquier visita de legisladores, gobernadores o de cualquier político opositor debe de pasar por el ministerio de Relaciones Exteriores para que el presidente tenga conocimiento sobre las reuniones de políticos en el exterior, algo que no ocurrió con la visita de Álvaro Uribe y Andrés Pastrana.

Carta al Congreso de EU

El domingo, Uribe envió una carta al Congreso de Estados Unidos en la que deploraba la situación de su país tras el acuerdo con las FARC.

Nuestra economía no está en recesión por esta plaga del narcotráfico , escribió el exmandatario en la misiva, en la cual alerta por el aumento de cultivos ilícitos y porque la constitución fue sustituida por el acuerdo con las FARC . Los expertos aseguran que el narcotráfico supone menos de 5% del Producto Interno Bruto y que es prácticamente imposible evaluar su impacto en la economía.

Uribe también mencionó la interferencia de Venezuela en la riesgosa situación que vive Colombia.

Es una reunión casual y esperamos que no haya sido utilizada para hablar contra Colombia ni contra el gobierno , expresó el vocero de la presidencia colombiana Alfonso Prada.

Prada expresó la preocupación del gobierno porque el tono de la carta de Uribe recuerda a la campaña por el no, en la que el expresidente logró la derrota en las urnas de los acuerdos con las FARC. Esa campaña estuvo plagada de mentiras y tergiversaciones , agregó el vocero.

en mayo, posible visita de santos a washington

El gobierno, que busca desde febrero concertar una reunión oficial de Santos en la Casa Blanca, negocia con la administración Trump el encuentro para mayo, aunque la fecha todavía no está cerrada. La Casa Blanca no respondió de inmediato a una pregunta de AP sobre la visita de Santos.

La razón porque no hemos tenido un encuentro antes, una cita formal, simplemente ha sido porque se ha decidido por conveniencia que sea en mayo , dijo el embajador de Colombia en Washington, Juan Carlos Pinzón, en una entrevista con W Radio.

Los protagonistas de esa reunión deben contarle al país cuál es el alcance y el contenido , exigió el vicepresidente Óscar Naranjo a la W, quien expresó reparos al contenido de la carta.

Santos ha conversado telefónicamente en varias ocasiones con Trump desde su investidura en enero. La última que trascendió ocurrió hace dos semanas, cuando el mandatario estadounidense le ofreció ayuda para la reconstrucción de Mocoa, una ciudad en el sur de Colombia donde una avalancha mató más de 300 personas.