Washington. El gobierno de Trump está trabajando una ley con la que modificaría el tiempo límite que los menores de edad inmigrante pueden estar detenidos en Estados Unidos. En la actualidad el tiempo es de 20 días. El propósito de Trump es que el tiempo de custodia prácticamente sea indefinido.

El Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Salud y Servicios Humanos emitirán una nueva regla el día de mañana para dinamitar el acuerdo de Flores, decreto de consentimiento federal que ha establecido estándares básicos para la detención de niños y adolescentes migrantes desde 1997.

“El acuerdo de Flores, que data de hace décadas, está desfasado y no tiene en cuenta el cambio radical que ha tenido la inmigración de familias y menores de América Central”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Funcionarios aseguran que la medida será un desincentivo más para las familias que buscan entrar a Estados Unidos.

Las detenciones fronterizas se han desplomado más de 40% desde mayo, en parte por las medidas que ha tomado el gobierno de México en su frontera sur.

Grupos de defensores de migrantes avisan que llevarán a los juzgados el caso. El año pasado, la jueza Dolly M. Gee echó abajo una medida similar que intentó implementar el presidente Trump.

Ejercer un mayor control sobre la detención familiar significaría un duro e importante golpe por parte de la Casa Blanca pues ha señalado en varias ocasiones que el acuerdo de Flores ha representado un enorme incentivo para que migrantes sin papeles viajen a Estados Unidos.

México responde

Por su parte, el gobierno mexicano expresó su preocupación ante el término del Acuerdo de Flores por lo que reiteró su compromiso para proteger a los menores migrantes a través de su red consular. Además, agregó que estará atento a la medida y a los procesos judiciales en torno a su aplicación.