Sao Paulo.- El ministro de Justicia de Brasil se reunirá este martes con autoridades del estado de Sao Paulo para intentar frenar una alarmante ola de violencia que ha dejado al menos 33 muertos en cinco días en la mayor ciudad del país, incluidos varios policías militares.

El ministro José Eduardo Cardozo tiene previsto reunirse con el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, y sus secretarios de Seguridad y Administración de Cárceles, dijeron autoridades a la AFP.

La prensa local indicó que Cardozo ofrecerá a Sao Paulo apoyo logístico de agentes federales de inteligencia para enfrentar la violencia, detrás de la cual se halla un grupo criminal integrado por delincuentes encarcelados que ordenan ataques contra policías militares en el área metropolitana de Sao Paulo, según expertos e informaciones de prensa.

La banda, conocida como Primer Comando de la Capital (PCC), ha sido vinculada a varios de los 90 homicidios de policías militares y de tres guardias penitenciarios en el estado este año.

El gobierno estatal y el federal también discutirán un plan para transferir delincuentes involucrados en el homicidio de agentes de seguridad a prisiones federales de máxima seguridad, según la prensa local.

Entre los transferidos a la custodia federal estaría Francisco Antonio Cesario da Silva, alias Piauí, arrestado en agosto y que según la policía ha ordenado la matanza de varios policías militares.

El diario Estado de Sao Paulo informó la semana pasada que entre los documentos incautados por la policía durante una operación en la favela de Paraisópolis, la principal de Sao Paulo, figura una lista con nombres, direcciones y descripciones físicas de más de 40 policías militares.

También se encontró una carta con órdenes para matar a dos policías militares por cada "ejecución cobarde" de un miembro del PCC.

El PCC fue creado en 1993 por ocho prisioneros que cumplían su pena en la cárcel de máxima seguridad en Taubaté, a 141 km al noreste de Sao Paulo.

El secretario de Seguridad Pública de Sao Paulo, Antonio Ferreira Pinto, ha negado informaciones de prensa que señalan que el PCC tiene casi 1,350 miembros, y asegura que "no llegan a 30 o 40 individuos que están presos hace mucho tiempo y se dedican a vender drogas".

mac