Moscú. A un periodista estadounidense se le ha prohibido volver a Rusia, donde se encontraba trabajando para Radio Liberty, un medio financiado por EU, movimiento que envió un mensaje hostil sobre la libertad de expresión a pesar de los recientes intentos del gobierno ruso para mejorar la imagen del país en víspera de los Juegos Olímpicos de Invierno.

David Satter, autor y periodista que trabajó por primera vez en dicho país en 1976, como corresponsal del Financial Times, llegó en septiembre para llevar a cabo la investigación para un libro y trabajar como consultor en reportaje de investigación para Radio Liberty, una organización de noticias independiente apoyada por el Congreso de EU.

Cuando viajó a Ucrania en diciembre para recoger un nuevo visado por un año, prometido por los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo se le informó que los órganos competentes , eufemismo de las fuerzas de seguridad, habían decidido que él era una presencia indeseable en Rusia.

Soy crítico con el régimen, como muchos otros periodistas , afirmó ayer Satter vía telefónica desde Londres. Sin embargo manifestó no estaba preparado para el rechazo en mi visa y no podía explicármelo. Obviamente expuso la amenaza de la expulsión ha sido una poderosa arma que podría fomentar la autocensura entre los periodistas.

No espero que se trate de un caso aislado. Tal vez lo están haciendo para ver si pueden salirse con la suya , manifestó Robert Herman, vicepresidente de programas regionales en Freedom House, una organización en Washington que promueve la democracia.

La semana pasada, a Aksana Panova, una periodista en Ekaterinburgo condenada por extorsión, se le prohibió trabajar como periodista durante dos años. En noviembre, un periodista en Rostov-on-Don fue condenado a 18 meses de cárcel por un blog que un juez consideró ofensivo. El mes pasado, Putin decretó el cierre del servicio de noticias Ria Novosti, bajo el argumento de que sería reconstituido y supervisado por Dmitri Kiselev, un partidario del Kremlin que ha dicho que los homosexuales no deben donar sangre y que sus corazones deben ser quemados cuando mueran.