Nueva York.- La presidenta Cristina Kirchner pidió al Reino Unido negociar sin condición previa por la soberanía de las Malvinas, en un histórico discurso ante el Comité de Descolonización de la ONU en el 30 aniversario de la guerra por el archipiélago del Atlántico Sur.

"Mire qué poco estamos pidiendo: dialogar. No estamos pidiendo que nos den la razón. Estamos pidiendo que se sienten en una mesa a dialogar", dijo Kirchner, sentada en primera fila como una más frente al estrado de las autoridades de este organismo especial de la ONU que se reúne una vez por año.

"No vengo sola, vengo acompañada por la mayoría de los partidos políticos de la República Argentina con representación parlamentaria, duros opositores a mi gobierno", agregó al referirse a la delegación -en la que también hubo veteranos de la guerra de 1982- que llegó a Nueva York para mostrar el consenso existente en su país por la cuestión Malvinas.

"Argentina está abierta a la negociación", continuó la presidenta, quien recordó una propuesta secreta británica al gobierno del entonces mandatario Juan Domingo Perón en los años 1970 para una soberanía compartida que no prosperó por la muerte de éste.

La reunión del Comité de Descolonización tuvo lugar en la fecha del 30 aniversario del final de la guerra ganada por el Reino Unido y dos días después del anuncio de un referéndum entre los isleños sobre el estatus político que desean en el territorio, en manos británicas desde 1833.

Antes de este encuentro, Kirchner se entrevistó con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien reconoció el "fuerte apoyo regional" al reclamo argentino sobre Malvinas, según un comunicado de Naciones Unidas.

Frente al inusual despliegue diplomático argentino, los isleños se presentaron con una delegación de ocho personas, la más grande desde 1996, entre ellas seis jóvenes nacidos después de la guerra que buscan mostrar que las Malvinas quieren tener su voz en las discusiones.

A pesar de la caída de la dictadura militar que llevó a la guerra de 1982, Argentina persiste en "sus intentos de negar al pueblo de las Islas Malvinas nuestros derechos democráticos", dijo un miembro de la Asamblea Legislativa de las islas, Roger Edwards.

Edwards confirmó la celebración de un referéndum en 2013 y dijo que "una mayoría de 96% del electorado" de Malvinas, donde viven 3.000 personas, quiere mantener el status quo.

Otro representante isleño, Michael Summers, quiso al final de la reunión entregar una carta a Kirchner proponiendo diálogo entre ambas partes, pero el canciller argentino Héctor Timerman rechazó el sobre.

El Comité de Descolonización, integrado por 24 países, aprobó durante la reunión, como lo hace en forma regular desde 1965, una resolución instando a ambas partes a entablar negociaciones por la disputa del archipiélago en el Atlántico Sur.

Su presidente, el ecuatoriano Diego Morejón Pazmiño, afirmó que la presencia de Kirchner "es histórica" y "da credibilidad al sistema de Naciones Unidas".

En el marco de un endurecimiento de su reclamo, Argentina ha logrado en los últimos meses el apoyo a su demanda de los países latinoamericanos, incluida la decisión de los miembros del Mercosur como Brasil, Uruguay y Chile (asociado) de prohibir el ingreso a sus puertos de buques con la bandera de Malvinas.

La guerra en las Malvinas, que duró 74 días entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982, fue lanzada por la dictadura militar en el poder en Buenos Aires en ese entonces y dejó 649 argentinos y 255 británicos muertos.

apr