La mayoría de los católicos de todo el mundo no están de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia sobre el divorcio, el aborto y la anticoncepción, y están divididos sobre si las mujeres y los hombres casados deben ser sacerdotes, de acuerdo con un nueva encuesta, dada a conocer el domingo y encargada por la cadena de habla hispana en EU, Univisión. Sobre el tema del matrimonio gay, dos tercios de los católicos encuestados están de acuerdo con los líderes de la Iglesia.

Sin embargo, en general, la encuesta a más de 12,000 católicos en 12 países revela a una Iglesia dividida dramáticamente: entre los países en desarrollo de África y Asia se ciñe estrechamente a la doctrina sobre estos temas y en los países occidentales de Europa, América del Norte y partes de América Latina, apoya firmemente que las prácticas que la Iglesia enseña son inmorales.

El amplio desacuerdo con la doctrina católica sobre el aborto y la anticoncepción y el abismo hemisférico muestran el desafío para el Papa Francisco y la unidad que ha engendrado.

Entre los hallazgos de esta encuesta:

El 19% de los católicos encuestados en los países europeos y 30% en los países latinoamericanos están de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia de que los divorciados que vuelven a casarse fuera de la Iglesia no deben recibir la Comunión, en comparación con 75% en los países africanos más católicos.

El 30% de los católicos en los países europeos y 36% en Estados Unidos están de acuerdo con la prohibición de la Iglesia a los sacerdotes mujeres, frente a 80% en África y 76% en Filipinas, el país con la mayor población católica en Asia.

El 40% de los católicos en Estados Unidos se opone al matrimonio gay, en comparación con 99% en África.

La encuesta, que fue realizada por Bendixen & Amandi Internacional para Univisión, no incluyó a católicos de todas partes. Se centró en 12 países en todos los continentes con algunas de las mayores poblaciones católicas del mundo. Los países son el hogar de más de seis de cada 10 católicos en todo el mundo.

Este es un acto de equilibrio. Ellos (los católicos) tienen que mantener juntos dos circunscripciones cada vez más divergentes. La Iglesia ha perdido su capacidad de dictar lo que debe hacerse , expuso Ronald Inglehart, presidente fundador de la World Values Survey, un proyecto de investigación global.

En este momento, el mundo menos desarrollado permanece fiel a los valores del viejo mundo, pero incluso ahí también se están erosionando gradualmente.

(El Papa Francisco) no quiere perder la legitimidad de las personas más educadas , agregó.

Después de su elección al papado hace 11 meses, Francisco parecía captar de inmediato la importancia de las divisiones entre los 1,200 millones de católicos del mundo. Él ha elegido un lenguaje inclusivo, ha restado importancia a seguir la jerarquía y ha advertido sobre el hecho de que la Iglesia pueda encerrarse en reglas de mente estrecha . La encuesta refleja que la gran mayoría de los católicos aprecian su enfoque.