Madrid. La repetición electoral muestra una fotografía algo diferente a la de abril, aunque con más dificultades para la gobernabilidad que entonces, con un Congreso aún más fragmentado.

El PSOE ganó las elecciones generales pero salió más debilitado al perder apoyo. Consiguió así 28% de los votos y 120 escaños (tres menos que hace seis meses), con 99.99% de los votos escrutado.

El partido de Pedro Sánchez vuelve a ser el ganador con menos votos en la historia democrática y la repetición electoral ha dado alas a Vox (ultraderecha).

El bloque de izquierda supera al de derechas (158 frente a 149 diputados), pero no logró mayoría absoluta y obtuvo menos escaños que en abril (158 frente a 166). Pese a ello, Pedro Sánchez ya ha declarado que “esta vez sí habrá un gobierno progresista”.

El PP se consolidó como segunda fuerza política, con 20.81% de los votos y 87 escaños, frente a los 66 que obtuvo en la contienda de hace seis meses. Por lo que Pablo Casado salió reforzado de la repetición electoral. Habría que añadir a sus 87 escaños los 2 de Navarra Suma.

Casado ha considerado, tras los resultados electorales, que “la pelota está en el tejado” del presidente del gobierno en funciones, y su partido estará a “la espera de lo que plantea”.

El PSOE se ha dejado en seis meses más de 750,000 votos (ha logrado 6 millones 700,000), mientras que el PP ha sumado más de 600,000 en ese periodo, hasta más de 5 millones.

La ultraderecha llega al corazón de la política

Vox dio la sorpresa, al más que duplicar sus resultados de abril, cuando obtuvo 24 escaños, y convertirse en la tercera fuerza política en el Congreso. Con más de 99% de los votos escrutado, el partido de Santiago Abascal logra un apoyo de 15.09% y 52 escaños. Sumó así 900,000 sufragios en seis meses, hasta más de 3 millones y medio.

“Somos la tercera fuerza política de España y el partido que más votos y escaños ha subido”, comunicó.

En gran batacazo lo protagonizó el partido de Albert Rivera. Ciudadanos se hundió, al perder 2 millones y medio de votos (se quedó con 1.6 millones). Así, su un apoyo se redujo a 6.79%, que se traduce en sólo 10 diputados, desde 57 que consiguió en abril.