Washington. Jared Kushner tendría que consultar con más frecuencia a funcionarios del Departamento de Estado, ya que su falta de conocimiento sobre diplomacia e historia lo expone a diplomáticos de otras partes del mundo, comentó Rex Tillerson durante su comparecencia ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes el pasado miércoles, de acuerdo con una fuente que participó en el interrogatorio.

Tillerson, el que fuera secretario de Estado al inicio del gobierno del presidente Trump, tuvo varios desencuentros con el yerno del presidente, Jared Kushner.

El que fuera director de Exxon Mobil antes de ingresar a la diplomacia estadounidense, reveló que Kushner no seguía los protocolos diplomáticos tradicionales, lo que resulta difícil de entender en los acuerdos con líderes mundiales.

Un alto funcionario de la administración rechazó la afirmación de Tillerson, y dijo que “Jared, la Casa Blanca y el NSC (Consejo de Seguridad Nacional) sí se coordinaron con el Departamento de Estado. El problema era que Rex Tillerson no podía averiguar cómo se coordinaba con el Departamento de Estado”.

Política con Medio Oriente

Los congresistas que conforman el comité mostraron interés por conocer el contenido de la política exterior de Estados Unidos en Medio Oriente, formulando preguntas detalladas sobre Kushner y Elliott Broidy, uno de los principales recaudadores de fondos y aliado de Trump, cuya oficina fue allanada por investigadores federales el año.

Broidy tiene vínculos con los Emiratos Árabes Unidos, un aliado de Trump en el golfo pérsico que ha trabajado estrechamente con Kushner y se ha acercado con el príncipe heredero de la corona saudita Mohammed bin Salman.

La relación pública entre Trump y Tillerson tomó un giro dramático en diciembre cuando Tillerson reveló que Trump no leía mucho y había emitido directivas que estaban en contra de la ley.