Las autoridades sanitarias holandesas pidieron este martes a todos los avicultores que confinen a los animales para detener una epidemia de gripe aviar altamente contagiosa.

La decisión se ha tomado tras la detección de la cepa H5 de la gripe aviar en una granja de la provincia de Flevoland, en el centro del país, informó el ministerio de Agricultura holandés.

Unas 36,000 aves fueron sacrificadas en la granja para impedir la propagación del virus", agregó el ministerio en un comunicado.

El ministerio también informó de un aumento de aves silvestres muertas en el norte de Holanda y de pájaros silvestres infectados en Alemania.

Es la segunda epidemia de este tipo registrada en Holanda este año, tras un brote similar en febrero, cuando se detectó una infección en una granja de pavos en el sur.

Holanda fue el país más afectado en 2003 cuando surgió una cepa mortal de gripe aviar H7N7, que mató a por lo menos una persona, infectó a 255 manadas de aves de corral y obligó a sacrificar a 30 millones de aves, según la Biblioteca Nacional de Medicina.