San José/Caracas. El Grupo Internacional de Contacto, formado por países europeos y americanos tras la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino venezolano, enviará una “misión a nivel político” a Caracas con el fin de presentar a las partes en conflicto propuestas con miras a una solución “pacífica y democrática” a la crisis.

Así lo anunció la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, quien no ofreció más detalles sobre cuándo tendría lugar la misión, quién la integraría o qué tipo de propuestas pondría sobre la mesa del gobierno de Nicolás Maduro y los opositores liderados por Guaidó.

En la reunión que inició la noche del lunes participaron representantes de Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido; mientras que por América Latina lo hicieron Costa Rica, Ecuador, Uruguay y Bolivia, aunque este último país --uno de los principales aliados del gobierno de Maduro-- no firmó la declaración final, un texto de diez puntos adoptado el martes en San José y que leyó Mogherini, también vicepresidenta de la Comisión Europea.

El GIC reiteró su compromiso con una “solución política, pacífica, democrática y decidida por los propios venezolanos, mediante la celebración de elecciones presidenciales libres y justas lo más pronto posible”.

Porros en la embajada

La embajada venezolana en Washington lleva un mes llena de gente. Nadie es diplomático. Ninguno es venezolano.

Los venezolanos están afuera y exigen indignados el desalojo de activistas estadounidenses que se mudaron a su sede diplomática para apoyar al atribulado presidente Nicolás Maduro.

Maduro invitó a los activistas a la embajada cuando Estados Unidos y otros 50 países reconocieron a Guaidó como presidente interino. Los diplomáticos cerraron la embajada y se marcharon a casa. Los activistas permanecen.

“Somos apoderados”, dijo Medea Benjamin, una de las okupas.

Aparato de Maduro

La oficialista Asamblea Nacional Constituyente aprobó el levantamiento de la inmunidad parlamentaria a siete diputados opositores para que sean enjuiciados por el apoyo al fracasado alzamiento.

Al grito de “¡Justicia!”, los constituyentes eliminaron inmunidad al vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, y los diputados Henry Ramos Allup, Luis Florido, Marianela Magallanes, José Simón Calzadilla, Américo De Grazia y Richard Blanco.