"Je suis Charlie", "Yo soy Charlie" fue el lema que recorría las redes sociales en repulsa contra el ataque a la revista francesa Charlie Hebdo y el asesinato de 12 de sus dibujantes y empleados.

La masacre fue unánimente condenada por líderes mundiales como Barack Obama y víctimas de la intolerancia como el escritor británico Salman Rushdie y motivó gestos de solidaridad de muchos medios de comunicación, además de manifestaciones espontáneas en ciudades como Londres, Berlín, Madrid o Bruselas.

"Todos somos franceses", dijo emocionado en Roma el jefe del gobierno italiano, Matteo Renzi, al visitar la embajada de Francia.

Charlie Hebdo, una revista satírica, había recibido amenazas por reproducir las polémicas caricaturas de Mahoma originalmente publicadas en Dinamarca y que provocaron una tormenta en el mundo musulmán.

Sus agresores concluyeron el ataque con gritos celebrando que Mahoma había sido vengado.

Salman Rushdie "Las religiones, como todas las otras ideas, merecen críticas, sátiras y sí, nuestra falta de respeto sin miedo"

"Las religiones, como todas las otras ideas, merecen críticas, sátiras y sí, nuestra falta de respeto sin miedo", dijo en un comunicado Rushdie, autor de "Los versos satánicos", una obra de 1988 que le costó vivir durante años escondido porque el líder iraní Ayatolá Jomeini puso precio a su cabeza.

"Este totalitarismo religioso ha provocado una mutación mortal en el corazón del Islam cuyas consecuencias se han visto hoy en París", sentenció Rushdie, que usó en Twitter el lema "Je suis Charlie" con el que medio mundo se ha solidarizado con la revista.

El Papa Francisco

El papa Francisco manifestó en un comunicado "su cercanía y solidaridad espiritual" con las víctimas y advirtió que ninguna razón justifica "la violencia abominable".

Apoyo de otros medios y ONG

Algunos medios reprodujeron de nuevo algunas de las viñetas polémicas y los dibujantes de decenas de diarios afilaron lápices para rendir homenaje a sus colegas franceses en sentidas viñetas.

"Atacar una redacción con armas pesadas, es el tipo de violencia que vemos en Irak, Somalia o Pakistán", declaró ante la sede de la revista Christophe Deloire, secretario general de la organización internacional de defensa de la prensa Reporteros sin fronteras.

Pero, "¿podíamos esperar vivir este horror en Francia? Esta pesadilla se ha hecho realidad. Este ataque terrorista es un día negro en la historia de nuestro país", agregó Deloire,

Estados Unidos califica el ataque como indignante

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó el atentado de "horrendo" e "indignante": "nuestros pensamientos y oraciones están (...) con el pueblo de Francia en este momento difícil".

Su secretario de Estado, John Kerry, habló en francés y remarcó que los autores del ataque "se atrevieron a decir que Charlie Hebdo está muerto".

"No se equivoquen: hoy y mañana, en Francia y en todo el mundo, la libertad de expresión que representó esta revista, más allá de los sentimientos de cada uno sobre ella, no puede apagarse", sentenció Kerry.

Europa condena el ataque

Vladimir Putin, presidente de Rusia, "condenó duramente este crimen cínico y confirmó su disposición a seguir con la cooperación activa en la batalla contra la amenaza del terrorismo", según un comunicado del Kremlin.

El diario danés que publicó originalmente las viñetas, Jyllands-Posten, anunció que reforzaba la seguridad y la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, recordó la importancia de la prensa libre.

"La sociedad francesa, como la nuestra, es abierta, democrática y se basa en una prensa libre y crítica. Son valores enraizados en todos nosotros que hay que proteger", explicó.

El primer ministro británico, David Cameron, calificó de "nauseabundo" el ataque.

"Los asesinatos de París son nauseabundos. Estamos al lado de los franceses en la lucha contra el terrorismo y la defensa de la libertad de prensa", afirmó.

Su homóloga alemana Angela Merkel, que está en Londres, habló de un acto "abominable" contra "la libertad de prensa y de opinión, un fundamento de nuestra cultura libre y democrática".

América repudia los hechos terroristas en Francia

En Latinoamérica, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff calificó el atentado de "sangriento e intolerable" y su par colombiano, Juan Manuel Santos, recordó que "la libertad de expresión y de prensa son derechos universales inviolables".

Condenas del mundo musulmán

En los países musulmanes, la Liga Arabe habló de "acto terrorista" y la Universidad Al Azhar, principal autoridad del islam sunita, con sede también en El Cairo, dijo que "el islam condena toda violencia".

El ministro de Cultura turco, Omer Celik, dijo a CNN-T#rk dijo que el atentado tenía como objetivo aumentar la islamofobia.

"Rechazo toda identificación del islam con este ataque cobarde. No podemos defender el islam con esta masacre. El ataque tiene por objetivo reforzar la percepción negativa que pesa sobre extranjeros y musulmanes".

Catar, que ha sido acusada de dar apoyo a grupos yihadistas de Libia y Siria, afirmó que un ataque a "civiles desarmados contradice todos los principios morales y los valores humanos".

Feroz ataque a la revista Charlie Hebdo en París</p><p>

Ver infografía.

rarl