Washington. El presidente Donald Trump informó que Estados Unidos ya no tratará con el embajador británico Kim Darroch, a dos días de publicarse en la prensa cables diplomáticos donde se califica a su gobierno como “inepto” y “disfuncional”.

En su cuenta de Twitter escribió: “Yo no conozco al embajador, pero él no es querido ni bien visto en Estados Unidos. Ya no tendremos contactos con él. La noticia para el maravilloso Reino Unido es que pronto tendrán un nuevo primer ministro”.

Una declaración de la oficina de la primera ministra, Theresa May, aseguró que May tiene plena confianza en el embajador británico y que no hay ningún movimiento para llevar a Darroch a casa. También precisó que May no comparte las críticas hechas contra Estados Unidos. Asimismo, Londres ya se encuentra en la búsqueda del responsable de las filtraciones diplomáticas.

Pero May está en camino de salir del poder, y así se especuló en los círculos políticos británicos sobre si la filtración podría haber sido diseñada para expulsar a Darroch de Washington, para ser reemplazado por alguien más a gusto de Trump cuando un nuevo primer ministro forme un nuevo gobierno a finales de este mes.

Disculpas desde Londres

El secretario de Comercio Internacional, Liam Fox, dijo que emitiría una disculpa a Ivanka Trump cuando se reunieran en Washington y dijo que sospechaba que el perpetrador era un miembro de la administración pública o la “clase política”.