Brasilia. Brasil aceptó abrir un centro de acopio de ayuda humanitaria para Venezuela en el estado fronterizo de Roraima (norte), informó Lester Toledo, delegado por Juan Guaidó para la recepción de los insumos.

“Podemos decir oficialmente que será el segundo gran centro de acopio después del de Cúcuta (en Colombia) y que Brasil se suma a esta coalición”, que presiona por la salida del presidente Nicolás Maduro, afirmó Toledo tras ser recibido por el canciller brasileño Ernesto Araújo.

Toledo indicó que en los próximos días visitará Roraima, “para ver dónde estará ese centro de acopio”, a fin de que “desde la semana que viene (...) empiecen a llegar las primeras toneladas de ayuda”.

En un comunicado, la Cancillería brasileña se limitó a informar que durante el encuentro con Toledo y María Teresa Belandria, designada embajadora en Brasil del autoproclamado presidente Guaidó, se discutieron posibles medidas para enviar la ayuda humanitaria, sin mencionar el centro de acopio en Roraima.

Hoy, los opositores venezolanos, convocados por Guaidó, marcharán para exigir a los militares que desconozcan la orden del presidente Nicolás Maduro de impedir el ingreso de ayuda humanitaria estadounidense.

“La organización y movilización de todos será clave para que ingrese la ayuda y lograr el cese de la usurpación”, expresó Guaidó.

Alimentos y medicinas enviados por Estados Unidos permanecen desde el jueves en un centro de acopio en la ciudad de Cúcuta, Colombia, cerca del puente fronterizo Tienditas, bloqueado por militares.

Mensaje a Italia

El delegado del presidente nombrado por la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, advirtió este lunes en Roma que “no están dadas las condiciones para la mediación y el diálogo” en su país tras pedir el apoyo de Italia y el Vaticano para la celebración urgente de elecciones libres.

“En estos momentos no están dadas las condiciones para la mediación ni para el diálogo. Lo que queremos son condiciones para el cese de la usurpación” del poder por parte del actual gobernante Nicolás Maduro, aseguró a la prensa Francisco Sucre, presidente de la comisión de asuntos exteriores de la Asamblea Nacional venezolana.

Italia se encuentra dividida sobre el reconocimiento a Guaidó.

El Salvador dará giro a su diplomacia

San Salvador. El futuro gobierno del presidente electo Nayib Bukele, en El Salvador tendrá una política exterior cercana a Estados Unidos, donde viven 2.5 millones de salvadoreños, y tomará distancia de Nicaragua y Venezuela, señalaron miembros de su partido.

“¿Qué pasa con las relaciones con Nicaragua, con Venezuela? Nosotros creemos en la autodeterminación de los pueblos, lo que no toleramos es el irrespeto a los derechos humanos, la represión”, dijo al Canal 21, Federico Anliker, secretario general del partido Nuevas Ideas, creado por Bukele.

Para Anliker, el gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, ha sido “tapadera de corruptos” por otorgar asilo al expresidente salvadoreño Mauricio Funes.

Funes, quien gobernó entre el 2009 y el 2014, tiene varios procesos penales abiertos en su contra.

“Nosotros no podemos estar del lado de las dictaduras, tenemos que estar del lado de la gente, de los derechos humanos”, agregó Mario Durán, también miembro de Nuevas Ideas.

De ser así, el gobierno de Bukele dará un giro a las relaciones que ha mantenido el saliente gobierno izquierdista del presidente Salvador Sánchez Cerén, que ha mantenido una postura amistosa y de apoyo a los gobiernos nicaragüense y venezolano.

Durán, secretario de Asuntos Legislativos de Nuevas Ideas, mencionó que para el futuro gobierno las relaciones con Estados Unidos se plantean como una “prioridad”.

Por lo pronto Maduro pierde a un aliado. El continente le dala espalda.