Pasaron las vacaciones, las fiestas y vuelve la rutina diaria. Pero quizá las ganas de emprender sus propósitos de año nuevo siguen vigentes como cuando los imaginó. De ser el caso, a favor tiene su voluntad y ganas de superación este 2015, pero en su contra estará la dificultad de hacer realidad las intenciones, o sea los costos de sus propósitos.

La parte más difícil de un propósito no es imaginarlo, sino aterrizarlo en la vida diaria una vez que se saben los costos tanto en dinero como en tiempo invertido, cambio de hábitos y lo que éstos van a implicar a lo largo del año o hasta que se cumpla el plazo propuesto.

Sin embargo, para los propósitos más comunes suele haber una gran gama de posibilidades para que los acople a su vida.

Por esta razón, si necesita un toque de realidad para comenzar a planear su vida en el 2015, a continuación le presentamos los posibles costos y opciones en los que se puede abordar tres propósitos típicos: bajar de peso, hacer ejercicio y aprender un nuevo idioma.

Bajar de peso

Es un propósito común entre la gente, sobre todo después de las cenas en vacaciones. Para lograrlo de manera gradual y saludable, lo recomendable sería acudir con un nutriólogo.

¿Por qué ir a un nutriólogo?

  • Entre las principales razones para asistir con este especialista, el portal Fitness & Nutrition Agency destaca que éste brinda un plan personalizado, corrige los errores de su dieta, adapta su alimentación a su estilo de vida y ayuda a mejorar su rendimiento físico, mental y deportivo.

El plan a seguir

  • Si es su primera visita, tendrá una consulta de valoración para saber su condición actual y hacer un historial clínico. Con base en esto y el motivo de consulta del paciente, se le propone el tratamiento a seguir, mencionan en la clínica de nutrición Nutrest.
  • Los tratamientos pueden ser desde una consulta aislada hasta paquetes con duración de algunos meses. En el caso de Nutrest los paquetes son de cuatro, ocho o 12 consultas.
  • La periodicidad de las citas usualmente es semanal. Las consultas duran de 30 a 60 minutos.

¿Cuál es el costo?

  • Las consultas cuestan más separadas que en paquete. Los precios pueden ir desde 200 hasta 700 pesos.
  • El costo temporal será tener ocupada una hora a la semana, más el tiempo de traslado, por unos meses.
  • Cada nutriólogo fija su cuota. Es mejor saberla desde un inicio para evitar sorpresas.

La constancia

  • Ver resultados desde el principio motiva a seguir. Luego, se forman hábitos para continuar solo. Lo más típico es que los pacientes vengan por cuestión estética; pero esto tiene más beneficios que sólo eso. Se previenen enfermedades y su calidad de vida mejora. Se hacen hábitos dentro del paciente informan en Nutrest.

Aprender un idioma

Muchas intenciones de viajar al extranjero para estudiar o trabajar comienzan con el propósito de aprender otro idioma. Para hacer este propósito realidad, existe una gran oferta de escuelas de idiomas -principalmente de inglés- y de certificaciones en estas lenguas.

Alemán

  • No tiene una oferta tan amplia como el inglés. Una buena opción sería acudir al Goethe Institut, instituto de Alemania encargado de difundir su cultura por el mundo.
  • Sigue el sistema de referencia de la Unión Europea para lenguajes: niveles A, B y C que se dividen en módulos y éstos en submódulos.
  • Los cursos son trimestrales y hay varios entre semana, incluso sabatinos o dominicales: desde tres horas semanales hasta intensivos de 12 horas semanales. Los costos por ende varían desde 4,200 hasta 11,600 pesos.
  • Las certificaciones pueden costar desde 1,500 pesos, para el Start Deustch de los niveles A, hasta 3,000 pesos para el de niveles C.
  • El costo temporal depende del ritmo que uno decida para su aprendizaje. Terminar un nivel y certificarse en cursos de tres horas tomaría un año, en cursos de seis horas serían seis meses y en los de 12, sólo un trimestre.
  • Una opción más accesible en idiomas es tomar clases en los centros de lenguas en escuelas como la UNAM o el Politécnico.

Inglés

  • En este idioma la oferta es bastante amplia, en su mayoría por cadenas como Harmon Hall o Interlingua, aunque también hay instituciones directamente ligadas con los países de esa lengua, como el British Council.
  • En las escuelas con muchas sucursales hay mucha variedad de cursos y horarios. Desde intensivos de tres horas de lunes a viernes, hasta cursos semiintensivos de dos clases a la semana de hora y media o dos horas. La duración de los cursos también varía mucho.
  • El rango de precios es estandarizado. Por ejemplo, un curso intensivo en Harmon Hall puede costar 2,219 pesos, y uno de hora y media, cuatro días a la semana, estaría próximo a los 1,900 pesos. Lo mismo ocurre con las certificaciones como el TOEFL
  • En el British Council, los cursos de inglés están organizados por bimestres. Un curso estándar tiene una duración de ocho semanas; dos clases a la semana de dos horas cada una, o también en sábados.
  • Los precios, tanto de cursos regulares como de preparación para certificados, son de 5,950 pesos y el precio de una certificación (por ejemplo el IELTS) cuesta 2,655 pesos.

Francés

  • Para este idioma no hay una oferta tan amplia como con el inglés. Una buena opción es acudir a la Alianza Francesa, centro que promueve el intercambio cultural entre México y Francia.
  • Cada nivel está compuesto por varios módulos. Los cursos son bimestrales. El curso estándar cuesta 3,922 pesos, por dos días, dos horas, mientras que el intensivo es de lunes a jueves.
  • Los exámenes de certificaciones (DELF) se pueden tomar al final de cada módulo y no tienen costo si se concluye el nivel de manera ininterrumpida.

Hacer ejercicio

Es uno de los propósitos más comunes. El ejercicio regular tiene muchos beneficios físicos y mentales, señala el portal Livestrong, y el gimnasio puede ser un lugar para realizarlo.

  • Las grandes cadenas de gimnasios como Sport City, Smart Fit o Sportium ofrecen una amplia variedad de paquetes personales y grupales, así como horarios para acoplarse a su rutina diaria.
  • El costo monetario es más elevado en estas cadenas, pero es proporcional a los beneficios incluidos. Éste podría ir desde 359 pesos al mes más inscripción de 499, en Smart Fit; hasta una mensualidad de 3,360 más inscripción de 13,860 en Sport City; pero este último incluye entrada a todas las sucursales, alberca, locker, nutriólogo y pruebas de condición física, salud y posibles lesiones.
  • Gimnasios más pequeños otorgan más un sentido de comunidad mientras ofrecen lo necesario para ejercitarse a precios más accesibles. El propósito es que la gente se acerque. Por lo regular no dejan de venir porque son ya muy de casa , aseguran en Condesa Gym.
  • A principios de año hay promociones de inscripción, descuentos en mensualidades y paquetes de gimnasios. Pero si no es constante es mejor no gastar y hacer ejercicio en un parque cuando tenga tiempo. En sitios como endondecorrer.com puede ubicar varios.

[email protected]<