Puebla, Pue. Al no llevarse a cabo todavía la reubicación de empleados con la descentralización de la Secretaría de Educación Pública (SEP) federal a Puebla, está parada una inversión por 350 millones de pesos para hacer un primer lote de 500 casas y que se proyectaba desde el 2020.

Lo anterior dijo el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) local, Alberto Moreno Gómez Monroy, quien explicó que esperaban hacer esa oferta para los funcionarios que llegarían de oficinas centrales en la Ciudad de México, pero continúan sin ver concretado ese plan.

Comentó que a diferencia de otras entidades que también recibirían a dependencias federales, Puebla era la mejor preparada para actuar rápido en generar la oferta necesaria, debido a que cuenta con vías de acceso para facilitar la conectividad al centro y sur del país, además de suficientes desarrollos inmobiliarios.

Alberto Moreno comentó que esos factores no los tienen por ejemplo Mérida y Chetumal a donde se irán las secretarías del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y de Turismo, respectivamente, las cuales tendrán que trabajar para recibirlas y garantizar su funcionalidad.

Estaban listos

Reveló que diez constructoras estaban en la disposición de crear los desarrollos, ofertando casas con un costo de entre 550,000 y 750,000 pesos, ya que la Federación les daría facilidades en créditos.

Gómez Moreno dijo que tuvieron reuniones en su momento con representantes de la SEP, incluso habían proyectado zonas para construir, al sur de la angelópolis, pero no ha prosperado la migración como se dijo desde finales de 2018 y que sería gradual.

“Sin embargo, no pasó de una mera intención, lo cual a vivienderas hubiera favorecido ante la baja producción que hubo en el 2020 por la pandemia de Covid-19, ya que de la meta de 17,000 casas, solo cerraremos con 13,000, esto porque el mercado también se contrajo y no hubo las condiciones sanitarias para trabajar al pararse muchos meses las obras”, apuntó.

Puntualizó que tampoco están “casados” con la idea de ese proyecto y tampoco insistirán en que haya una decisión para ejecutarse, ya que los empresarios del sector deben de todos modos seguir con la planeación de 2021, que es hacer 15,000 casas en la entidad, oferta de la que 60% se detona en la zona metropolitana.

Indicó que si iniciará la migración, los funcionarios optarían por vivienda usada y que esté en zona céntrica, ya que las oficinas están al nororiente, cerca de la autopista México-Puebla, cuando nuestra oferta se tendrían que desarrollar al sur por la disposición de terrenos.

En este tenor, dijo que construir cerca de la autopista es más caro porque son terrenos caros y por los cuales hay resistencia de los ejidatarios para venderlos.