El Gobierno de la Ciudad de México anunció el proyecto para construir un Tren Exprés que conecte el Centro de Transferencia Modal (Cetram) Observatorio con el aeropuerto internacional de la capital, y en un futuro hacia la nueva terminal en Texcoco.

En su paso, hace conexión con el Cetram Chapultepec, un punto estratégico donde se encuentran importantes destinos financieros, hoteleros y turísticos de la ciudad.

De esta manera, el Cetram Observatorio se convertiría en el más grande de América Latina, dado que ese punto será la terminal del Tren Toluca-Ciudad de México, con conexión actual con la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro y próximamente con las 12 y 9.

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, informó que especialistas del STC trabajan de manera conjunta con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en estudios para elaborar el proyecto ejecutivo, el cual dará paso a la fase de ejecución.

“Es una responsabilidad que tenemos con la Ciudad de México, es una nueva forma de movilidad este tren, y creemos que vale la pena impulsarla (...) Estamos convencidos de que ésta es la opción, es un transporte masivo que puede desahogar de manera puntual hasta 400,000 personas en el día a día”, sostuvo.

El mandatario capitalino detalló que será un tren elevado con tecnología novedosa, usará el derecho de vía existente y permitirá brindar un servicio más rápido para trasladar a los usuarios de Observatorio al actual aeropuerto en un tiempo estimado de entre 35 y 40 minutos.

movilidad

En el Salón Murales del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, donde presentó una maqueta de la terminal Observatorio, Mancera Espinosa indicó que los estudios iniciales se realizaron con una inversión de recursos federales por 90 millones de pesos.

“Es una demanda muy importante la que habrá y los que utilicen el tren pueden ser pasajeros del aeropuerto. Un vehículo equipado para poder llevar maletas, es una forma de movilidad distinta, como lo hay en las grandes ciudades del mundo”, expresó.

El encargado de despacho de la Dirección General del STC, Jorge Jiménez Alcaraz, agregó que el proyecto preliminar se fundamenta en estudios y análisis que datan del 2015 y cuya finalidad es verificar la viabilidad de la conectividad con el nuevo aeropuerto.

Enfatizó que los estudios concluirán en agosto y, con base en éstos, se determinará cuáles serían las figuras legales y financieras que permitan llevar a cabo el proyecto ejecutivo, así como la figura de concesión para complementar la inversión público-privada.

Las decisiones respecto a la construcción del mismo se tomarían a finales de este año, y, de concretarse el arranque de la obra, sería en el 2019.

[email protected]