Querétaro, Qro. La Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) avanza en la investigación para generar una vacuna contra Covid-19, con base en un esquema único en el mundo.

Se trata de uno de los cinco proyectos que se gestan en el país y que ha comenzado a presentar avances, pese a la falta de recursos públicos —tanto estatales como federales— para llevarlo a cabo.

QUIVAX 17.4 es el nombre naciente en la máxima casa de estudios del estado y que tienen sustento en la investigación denominada Evaluación de una quimera recombinante multi-epitópica como vacuna contra Covid-19.

"Tras realizar pruebas de la vacuna en animales de experimentación como cabras, ovejas y cerdos, se han reportado altos títulos de anticuerpos", destacó la rectora de la UAQ, Teresa García Gasca.

La plataforma de la vacuna de la universidad es una proteína quimérica recombinante, que fue armada por el equipo de trabajo que es liderado por el doctor Juan Joel Mosqueda Gualito; con ella se toma como molde la proteína del virus SARS-CoV-2 y a partir de la cual se diseñan seis péptidos, en contraste con otras vacunas en donde se replica el total de la proteína o de las vacunas de ADN o ARN que pretenden que las células produzcan toda la espícula del patógeno.

Tras aplicar las pruebas de experimentación en animales no se detectaron síntomas severos, únicamente reacciones menores como fiebre e inflamación por pocos días.

"Lo que hemos observado en nuestros animales de experimentación, además de que no presentan síntomas severos, adversos —lo natural: un poco de fiebre un par de días, inflamación, pero nada que nos genere una preocupación—, presentan alto títulos de anticuerpos, muy altos, hablamos de uno en dos millones, quiere decir que sería una respuesta de dos millones de veces por unidad o cuatro millones, es decir que tenemos una gran cantidad de anticuerpos. No es una plataforma que esté utilizando ninguna otra vacuna en el mundo, es una vacuna única", detalló.

El proyecto de investigación se gesta en el Laboratorio de Inmunología y Vacunas de la Facultad de Ciencias Naturales de la UAQ.

En torno a la iniciativa —expuso la investigadora García Gasca— hay amplias expectativas de obtener resultados favorables; aunado a que se han revisado secuencias de variantes del virus que se han presentado en China y Gran Bretaña, derivando en que los péptidos son idénticos, con una excepción, por lo que se prevé que pueda tener un efecto positivo frente a otras variantes.

"Pensamos que tiene muchas posibilidades, esperamos muy buenos resultados de esta vacuna, además hemos revisado ya las secuencias de las variantes de los virus que se encuentran en otros lugares del mundo, China, Gran Bretaña, y hemos notado que estos péptidos son idénticos, excepto uno que cambia en un aminoácido, los demás son idénticos, por lo cual pensamos que se puede tener un buen efecto sobre las variantes que están circulando. Sin embargo, todo esto hay que probarlo no nada más especular, las hipótesis se deben comprobar, todavía hay trabajo", añadió.

Laboratorios

Para la fase de pruebas de desafío en animales de experimentación, la universidad buscará la colaboración de otros laboratorios, incluso en el extranjero, debido a que en el país no se cuenta con las técnicas requeridas para realizarlas. Aunque en nuestro país sí existen laboratorios tipo 3, para este tipo de pruebas no todos tienen montadas las técnicas y metodologías necesarias para hacer las pruebas de desafío.

Sin embargo, en la fase actual del proyecto persiste la falta de recursos públicos para llevarlo a cabo, por lo que la universidad alista una iniciativa para gestionar fondos ante empresarios y así avanzar con el prototipo mexicano.

"Para ello estamos trabajando, adquiriendo el equipo para purificar esta vacuna de forma adecuada, y necesitamos el recurso para poder continuar con este trabajo dada la poca respuesta que hay por parte de las autoridades, en general estamos tocando las puertas de empresarios y vamos a llevar a cabo un evento en la universidad para poder recaudar fondos y poder continuar", declaró la rectora.

García Gasca subrayó la relevancia de que México desarrolle sus propios proyectos de vacuna, con la finalidad de tener una mayor garantía en la suficiencia del inmunológico.

Próximas fases

El líder del proyecto de investigación, Juan Joel Mosqueda Gualito, expuso que en los ensayos preclínicos en animales se ha mostrado que 150 días después de la dosis, los sujetos mantienen anticuerpos circulando. Aun cuando son datos preliminares, fueron comprobados en laboratorios.

Los siguientes pasos —detalló el investigador— son las pruebas de eficiencia y de desafío con el virus activo, para lo que ya se está en pláticas con laboratorios del Instituto Politécnico Nacional, el Tecnológico de Monterrey en México y la Universidad de Kansas en Estados Unidos, que son los que tienen capacidad instalada para este tipo de experimentación.

Al inicio de la investigación se estimaba que actualmente se cursara la fase tres, sin embargo, dados los retrasos por falta de recursos se estima poder llegar a esta etapa dentro de un año.

La universidad recibe donaciones para el desarrollo de la vacuna Quivax UAQ, por medio de una cuenta bancaria de Banorte —(cuenta 0502348752 / 0531961823) (CLABE: 072 680 0053 1961823 5)— a nombre de la Universidad Autónoma de Querétaro.

Alistan Vacunatón

En este contexto la universidad anunció el Vacunatón, un evento cultural para recaudar fondos que permitan continuar con el proyecto de investigación de la vacuna, mediante esta iniciativa se busca recaudar cerca de 20 millones de pesos para llegar a la fase tres del proyecto.

El evento será transmitido por los medios de comunicación locales que coordina la UAQ, el próximo sábado 27 de marzo.

El director de Enlace y Desarrollo Universitario de la Secretaría de Extensión y Cultura Universitaria, Pablo Cabral, detalló que se establecerán diversas vertientes de donativos, a través alcancías en físico (en diversos puntos del Centro Histórico y en el Centro Universitario).

También se habilitará una cuenta para recibir donaciones y transferencias bancarias, así como la vertiente de apoyos que se gestionarán a través de empresarios y particulares, quienes podrán contar con factura deducible de impuestos.

Hasta ahora se han invertido 3.3 millones de pesos de capital semilla, que fueron aportados a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE); además de 1.5 millones de pesos de recursos de la universidad y 2.9 millones de pesos aportados por donativos de la iniciativa privada. También se contó con la donación de la empresa Detección Molecular y Asesoría Analítica de un biorreactor, con un costo de 700,000 pesos aproximadamente.

estados@eleconomista.mx