Querétaro, Qro. La actividad de la construcción concluirá el 2019 con reiteradas reducciones en el valor de producción, a lo que se suma el bajo nivel de productividad que reportaron las empresas del sector.

La industria de la construcción mantiene indicadores negativos en el presente año, con un retroceso anual de 14.0% en el valor de producción generado en la entidad durante los primeros nueve meses del 2019, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Este indicador presentó un valor de 7,887.0 millones de pesos, una baja significativa en relación con el valor reportado en el mismo periodo del 2018, cuando ascendió a 9,172.6 millones.

El valor del año en curso es el menor de los últimos tres años, desde el 2016, cuando en el lapso de referencia sumó 7,319.3 millones de pesos.

La caída también es una de las más significativas en los años recientes, ya que en el 2018 la variación anual, del periodo enero-septiembre, fue negativa, de 4.6%; mientras que en el 2017 positiva, reportando un alza de 31.4 por ciento.

La dinámica negativa que acumula la industria de la construcción en el estado impacta la operatividad de las constructoras locales, que trabajan a un menor nivel de su capacidad, aunado a que en algunos casos ya han prescindido hasta 40% de su plantilla laboral, contextualizó el presidente de la delegación Querétaro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Álvaro Ugalde Ríos.

Una de las principales preocupaciones del sector, dijo, es mantener su base laboral; sin embargo, a lo largo del año ha aumentado el porcentaje de bajas a las que han recurrido las constructoras.

El menor nivel de obra pública es uno de los principales impactos que resintió la industria local, motivado por la reducción de presupuesto federal para este rubro, a lo que se añadió un bajo desarrollo de obra privada.

El presidente estatal de CMIC explicó que la reducción de proyectos públicos limitó la confianza de los inversionistas, derivando en menos proyectos de infraestructura privada.

En Querétaro, acotó, estos elementos afectaron ante la alta dependencia de la obra pública a los recursos federales, lo que a su vez mermó la capacidad de inversión de fondos estatales o municipales.

[email protected]