Tijuana, BC, Camiones de carga pesada fueron detectados cuando trasladaban combustible de Estados Unidos a Baja California, reveló el presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) en Mexicali, Luciano Jiménez Laveaga.

El empresario detalló que los casos se registraron en Tijuana y Mexicali tras el bloqueo de la planta de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Playas de Rosarito, que inició el 2 de enero pasado y duró cinco días hasta que los manifestantes fueron desalojados a la fuerza por las corporaciones policiacas.

El bloqueo de las instalaciones federales se debió al descontento de la población ante el alza del precio de la gasolina, y aunque Jiménez Laveaga dijo ser sensible con el tema, lamentó que la movilización hubiera dejado sin abasto a las 240 estaciones de gasolina en Tijuana.

Entendemos la causa y somos solidarios, pero finalmente lo que se generó fue una situación de crisis y contrabando. Los choferes traían a bordo gasolina en galones y eso, internar combustible desde Estados Unidos aunque sea para uso de particulares, es un delito , advirtió.

En tanto, el representante de la compañía de Autobuses Azul y Blanco, Héctor Márquez, también reveló que durante el fin de semana, cuando el desabastecimiento se agravó, incluso detectaron venta clandestina de diesel y gasolina. Expresó que hubo quienes compraron hasta en 30 pesos el litro.

Hubo choferes que así nos dijeron que tuvieron que comprar el litro a 25 o 30 pesos porque no había dónde cargar, hubo quienes hicieron su agosto con esta situación, se aprovecharon y crearon su mercado negro, ¿y qué opción había si no era comprar? Ni modo que no diéramos el servicio , cuestionó.

Incluso afirmó que en el caso de la empresa que representa, 80% de las unidades no pudieron circular las rutas que comúnmente hacen porque no había combustible para llenar los tanques de los camiones y, aunque hubiera, las filas eran de horas y les quitaban tiempo para poder operar.

Ambos empresarios criticaron a la federación por no haber pensado en el bolsillo de la población y en cambio les impuso una carga fiscal que solamente perjudica la economía de la gente que tiene menos poder adquisitivo y no al de los sectores que tienen la posibilidad de absorber un costo más elevado.

En el caso de Tijuana, desde el 1 de enero pasado el precio de la gasolina subió de 13.55 pesos el litro de Magna a 16.04 pesos, mientras que en San Diego, California, esa misma cantidad puede costar 13.52 pesos.

estados@eleconomista.mx