El clima de estabilidad económica que por años ha ofrecido la zona del Bajío, en particular la entidad de Aguascalientes, se vio afectada por los diversos conflictos económicos y sociales que se desarrollaron durante enero del 2019.

En la conferencia sobre expectativas empresariales que ofreció el Colegio de Economistas de Aguascalientes, José Gil Gordillo Mendoza, secretario de comisiones del organismo, dijo que en noviembre del 2018 empezó con una expectativa de crecimiento económico lúcida para los estados del país, pero cambió el panorama durante el primer mes del año.

Raúl González Alonso, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Aguascalientes, explicó en entrevista para El Economista que cuestiones como el desabasto de gasolina y la toma de las vías férreas en Michoacán por parte de un grupo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) afectaron al Bajío.

“No somos una isla, el Bajío y Aguascalientes no están separados del resto del país. Lo que sucede es que las políticas a nivel federal como cancelar el aeropuerto de Texcoco, el problema de los trenes en Michoacán y la guerra contra el huachicol provocan que haya incertidumbre entre los inversionistas extranjeros”, explicó.

Gil Gordillo refirió que las decisiones federales afectan y alejan la Inversión Extranjera Directa (IED) de todo el país, pero particularmente a las entidades que dependen más de la IED.

En el caso de Aguascalientes, agregó, algunas firmas decidieron detener inversiones hasta tener certeza económica por parte de la administración federal.

“Aguascalientes depende bastante de la IED, en los últimos dos años ha recibido más de 2,000 millones de dólares. Por eso es importante alejar la desconfianza que hay y generar un clima seguro”, manifestó.

El presidente de Coparmex Aguascalientes acotó que no es suficiente que una entidad tenga un buen gobierno local, y es que “el gobierno federal también debe generar infraestructura social que atraiga inversión, las acciones confusas, de tomar una decisión un día y al otro contradecirse aleja la IED”.

El Estado de Derecho, detalló, debe prevalecer. “Los conflictos sociales y económicos que vimos en el mes de enero nos mandan otro mensaje; por ejemplo, el conflicto con la CNTE pudo haber tenido otro camino y no afectar al Bajío y a Aguascalientes en el traslado de insumos para los sectores productivos”.

Reforma energética

Sobre la reforma energética que se aprobó durante la administración de Enrique Peña Nieto y que con el gobierno federal entrante cambiaría, González Alonso expuso que la entidad había apostado al sector energético, pero una posible modificación les desfavorecería porque se alejaría la infraestructura y no se podrían desarrollar proyectos, como la creación de una nueva planta que genere electricidad.

“Esto afecta a Aguascalientes y a la atracción de IED. Un estado que no cuente con suficiente energía inhibe en la economía”, expresó.

[email protected]