Puebla, Pue. En el municipio de Cuautinchán, ubicado en la parte centro, la empresa Exitium Tratamientos Ecológicos pretende instalar una planta de tratamiento de residuos biológicos de infecciones, anatómicos y punzocortantes, para lo que invertirá 7 millones de pesos.

Por lo anterior, solicitó permiso a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales y se trata de la primera firma que busca operar en el estado.

De acuerdo con el proyecto con clave 21PU2018ID030, para la obtención de la Manifestación de Impacto Ambiental que se publicó en la Gaceta Ecológica del 23 de mayo pasado, el objetivo es recibir los desechos que generen los hospitales de la región.

La empresa promovente explicó que ante el crecimiento de municipios como Puebla, San Andrés Cholula y San Pedro Cholula, existe la necesidad de ampliar el servicio médico que se oferta, esto a través de ampliar centros hospitalarios y construir más complejos, los cuales requieren el servicio de tratar adecuadamente sus residuos para evitar la contaminación del medio ambiente y poner en riesgo a la población.

Además, Exitium Tratamientos Ecológicos garantizó que todo el material se someterá a un proceso físicotérmico, donde serán primero esterilizados y luego triturados, para luego llevarlos a sitios de confinamiento autorizados.

El espacio a ocupar sería una nave industrial de 750 metros cuadrados, ubicada dentro de un predio de 4,116.25 metros, cuya capacidad de tratamiento será de 12,960 kilogramos por semana.

Vida útil

El tiempo de vida útil será indefinido, ya que dependerá del mantenimiento que se le proporcione a las instalaciones y a los equipos, así como a la demanda del servicio en el mercado, pero se estimó como mínimo 30 años.

El tiempo de recuperación de la inversión es variable, puesto que depende del tiempo de operación del proyecto y de la demanda del servicio de tratamiento de residuos.

Sin embargo, se tiene pensado que en un periodo de siete años se logre, recupere y se generen utilidades.

La empresa aseguró que no afectará la cobertura vegetal, debido a que ya se encuentra construida una nave industrial y que la tienen en comodato; además, con el proyecto se pretende crear la infraestructura necesaria para el correcto funcionamiento de la planta, considerando un área de oficinas, estacionamiento y área de servicio.

Daños

En lo que respecta a cuerpos de agua, se ubica una corriente intermitente a aproximadamente 74 metros al norte del proyecto que es utilizado como canal de suministro para la agricultura en temporada de lluvias.

Al sur, a 1.18 kilómetros, hay un cuerpo de agua perenne denominado Presa Manuel Ávila Camacho (Valsequillo) que originalmente fue utilizada como unidad de riego; sin embargo, debido a la contaminación de los ríos que la alimentan, actualmente funciona como un lugar de depuración y sedimentación para las mismas corrientes, beneficiando la sedimentación de contaminantes y metales pesados.

[email protected]