El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este lunes los documentos para iniciar retiro de su país del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), al tiempo que los gobiernos de Australia y Nueva Zelanda se pronunciaron por mantener vivo el tratado buscando nuevos integrantes como China o Indonesia.

Lo que acabamos de hacer es una gran cosa para los trabajadores estadounidenses , dijo el mandatario al firmar la decisión ejecutiva, tras lo cual instó a los oponentes de este tratado de libre comercio a clamar por una mayor reorientación de la política comercial estadounidense.

El TPP fue uno de los blancos de ataque de Trump durante su campaña. Y, por el contrario, representó una de las estrategias centrales de política exterior de su predecesor, Barack Obama. Firmado el 4 de febrero, se integra por Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Obama empujó el TPP aduciendo que Asia-Pacífico es la región más dinámica en materia económica y comercial del mundo, donde hay una creciente integración productiva y numerosos acuerdos comerciales. Adicionalmente, argumentó que, si Estados Unidos no llegase a aprobar el TPP, las nuevas reglas del comercio internacional serían perfiladas por China, que forma parte de otro megaacuerdo comercial, al que están adheridas 16 naciones.

Horas después de que se hiciera oficial la salida de Estados Unidos del acuerdo, Australia manifestó su esperanza de salvarlo al alentar a China y otras naciones de Asia para que se sumen al pacto, en voz de su ministro de Comercio. En la misma dirección, el ministro de Comercio de Nueva Zelanda dijo que funcionarios de los restantes miembros del TPP se reunirán en breve para discutir cómo salvar el tratado.

Australia dijo que China e Indonesia podrían llenar el vacío dejado por Estados Unidos. El TPP aún debe entrar en vigor y muchos países no lo han ratificado. La arquitectura original buscaba permitir que otros países se sumaran , dijo el martes el ministro de Comercio de Australia, Steven Ciobo, a la Australian Broadcasting Corporation.

El ministro de Comercio de Nueva Zelanda, Todd McClay, dijo a Reuters en un comunicado enviado por correo electrónico que habló con varios funcionarios de países del TPP cuando asistió la semana pasada al Foro Económico Mundial en Davos y espera que se reunirán en los próximos meses para evaluar cómo avanzar .

Chile, otro socio del pacto, dijo también que seguirá buscando tratados de comercio bilaterales con los miembros del bloque, en voz de su canciller Heraldo Muñoz.

El país invitó a ministros de otros socios del TPP, China y Corea del Sur a una cumbre en Chile en marzo para discutir cómo seguir adelante, y ha recibido reacciones positivas, sostuvo Muñoz. (Con información de Reuters)

Problema de EU es con México y China

Canadá, por charla bilateral con EU

Funcionarios de alto rango del Gobierno de Donald Trump se reunirán esta semana con asesores del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en medio de los planes del Gobierno estadounidense de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Sobre el proceso, el embajador de Canadá en Washington afirmó que su país preferirá una negociación bilateral en caso de que la charla trilateral no se ajuste a sus intereses.

El yerno de Trump, Jared Kushner, viajará a Calgary, donde el gabinete canadiense lleva adelante una reunión para definir la posición que su gobierno tomará ante la promesa del magnate de renegociar el tratado, dijo una fuente que pidió no ser identificada.

Canadá es el mayor comprador total de productos de Estados Unidos, cerca de 70% del comercio canadiense se realiza con EU, siendo el máximo comprador de 35 estados individuales, detalle que Trudeau enfatizó en una conversación telefónica con Trump.

Funcionarios canadienses, que intentan convencer al nuevo gobierno estadounidense de que enfocarse en Canadá no tiene sentido dada la estrecha vinculación de ambas economías, dicen que el equipo de Trump está más preocupado por los enormes déficit comerciales con China y México. No han dicho nada específico sobre ningún problema real que tengan con nosotros , comentó David MacNaughton, embajador canadiense en Washington. El peligro, dijo el diplomático a periodistas, es que Canadá pueda sufrir daño colateral por medidas estadounidenses que apunten a México o China, por lo que aclaró que no puede hablar por los mexicanos. (Agencias)

rmorales@eleconomista.com.mx