México registró el volumen de exportaciones de vehículos pesados más bajo durante agosto pasado de los últimos cuatro años, derivado de la disminución en la producción de camiones por la falta de semiconductores, la caída de envíos a Estados Unidos y los problemas logísticos que enfrenta la cadena productiva, sostuvo Miguel Elizalde, presidente de la   Asociación Nacional de Productores de Vehículos Pesados (ANPACT).

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), la industria automotriz de pesados exportó 10,491 vehículos en agosto del 2021, que representa caída de 6%, comparado con el 2020 cuando se envió 11,160 unidades.

La cifra de 10,491 vehículos pesados enviados al mundo en agosto es la más baja para un mismo mes en los últimos cuatro años, 30% menor a la registrada en el 2018; mientras que al compararla con el 2019 (16,460 unidades) el descenso es de 36.3 por ciento. La industria mexicana exporta más del 90% de su producción a Estados Unidos, mercado que se contrajo 8.5% en agosto, con la compra de 9,859 unidades.

En conferencia de prensa virtual, el presidente de la ANPACT informó que la producción de vehículos pesados cayó 31.5% en comparación con agosto del 2019 a 18,498 unidades.

“Somos un sector que no nos había impactado el problema de los semiconductores, pero tras el alargamiento de desabasto, ahorita se ve la afectación, que continuará por lo menos hasta el primer semestre del siguiente año”, sostuvo el dirigente de la ANPACT.

“El mercado externo continúa siendo el principal motor en las ventas, por lo que es necesario apuntalar el mercado interno, a través de acciones que mantengan la certeza, la consistencia y la confianza, para así consolidar la recuperación y no depender exclusivamente de la demanda externa”, agregó.

Las ventas al mayoreo de vehículos pesados aumentaron 24.2% en agosto pasado, con un total de 2,554 unidades, comparadas con las 2,056 comercializadas durante agosto de 2020.

“Si bien es positivo, su base de comparación es 2020, año en cual las ventas de vehículos de pasaje cayeron de forma drástica debido a la pandemia”, No obstante, el volumen de agosto 2021 es 40.6% menor respecto al 2018.

Las ventas internas de pesados se han visto incentivadas por las unidades de pasaje, por lo que “buscamos que se retome la ruta de la renovación de la flota por su impacto social y económico en beneficio de la población y de las cadenas productivas”, apuntó.

El presidente de la ANPACT hizo un llamado a los legisladores, para que en el Paquete Económico 2022, se consideren recursos y estímulos para la renovación vehicular.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx